La laguna de Cortijo Viejo puede desaparecer

Los continuos vertidos y rellenos de tierra en la laguna de Cortijo Viejo de Baena, pueden hacer que desaparezca. En menos de un año este humedal ha sufrido varias tentativas para ser desecado.

La laguna del Cortijo Viejo es un pequeño humedal salino de 1,5 hectáreas de extensión que pertenece al complejo de lagunas de Baena; Casasola, Rincón del Muerto, Butaguillos, Quinta, Consuegra, La Roa y Gamanosas. Está situada al norte de la localidad, junto al río Guadajoz, aunque se asienta en una altitud superior. Formaba parte de un humedal mas extenso que albergaba a otra antigua laguna del cortijo Tito, hoy día desaparecida por las continuas obras de drenaje y convertida en un olivar.

La situación estratégica de Cortijo Viejo hace que sea una zona húmeda de gran importancia para las aves acuáticas, además de representar un hábitat de interés comunitario. Su cercanía al entorno de la Cueva del Yeso, le confiere gran importancia geomorfológica con interesantes dolinas de colapso que se forman en las épocas de abundantes lluvias. Todo ello le ha valido que pueda ser incluida en el Inventario de Humedales de Andalucía y en el Plan de Ordenación del Territorio Sur de la Provincia de Córdoba permitiéndose solo usos naturalisticos, recreativos y agrarios compatibles con la protección del humedal.

A lo largo de los distintos periodos de sequía, la laguna ha venido soportando por sus diferentes propietarios un continuo proceso de destrucción y desecación que comenzó sobre la década de los años 70 y que a día de hoy continúa con canalizaciones y drenajes, pozos para extraer agua, roturación de la cubierta vegetal, cultivos en el interior del vaso, etc.
Aún así en los años de lluvias abundantes la laguna vuelve a resurgir, aunque cada vez con menos agua. Las canalizaciones hacen que en pocos días acabe vaciándose.

El golpe de gracia para acabar con esta laguna se ha venido produciendo en las últimas semanas con el relleno con tierra de todo el vaso lacustre, el objetivo no es otro que reducir su extensión y evitar el encharcamiento.

A lo largo de estos años, Ecologistas en Acción ha puesto en conocimiento de la Consejería de Medio Ambiente estos continuos intentos para desecarla. En septiembre del pasado año ya fue roturada y plantada de olivos que acabaron secándose.

De poco ha servido que fuera incluida en el año 2001 en el Plan General de Ordenación Urbana de Baena como Espacio de Valor Ecológico, en el que solo debería estar permitida obras de corrección hidrológica para su regeneración ambiental y paisajística, sin embargo el Ayuntamiento no ha tomado nunca iniciativa alguna para conservarla. Además las anunciadas inversiones para las lagunas de Baena dentro del pasado Baniana II (Fondos Europeos) en ningún momento llegaron, perdiéndose una gran oportunidad de conservar este importante patrimonio natural.