Denuncian a UNALSA en Villaturiel

No es la primera vez que un camión de la empresa Universal de Alimentación, S.A. (UNALSA) situada en Alija de la Ribera, que se dedica a la fabricación de grasas y harinas de subproductos animales, derrama parte de la carga (vísceras, sangre y otros restos) en la Carretera de Villarroañe a su paso por distintos pueblos del municipio de Villaturiel, dejando un rastro de olores nauseabundos.

Vecinos y Ecologistas, han presentado denuncias ante los servicios territoriales de Medio Ambiente y Agricultura solicitando la apertura de expediente sancionador y la imposición de la máxima sanción aplicable, dada la gravedad de los hechos denunciados y la reincidencia de la empresa infractora, denunciada en marzo de 2010 y en septiembre de 2014 por hechos similares que hasta el momento no han sido sancionados.

La actividad de UNALSA se rige por el Reglamento Europeo 142/2011 que regula la gestión de los subproductos de origen animal (SANDACH) desde que se generan hasta su destino final con el fin de evitar riesgos para la salud humana, la sanidad animal o el medio ambiente y especialmente para garantizar la seguridad de la cadena alimentaria humana y animal. De acuerdo con dicho reglamento “los subproductos animales deberán recogerse y transportarse en envases nuevos sellados o en vehículos o contenedores a prueba de fugas”, siendo responsable la Consejería de Agricultura y Ganadería de comprobar la estanqueidad, limpieza y desinfección de los contenedores y camiones que utiliza UNALSA.

Por otra parte, la Autorización Ambiental de UNALSA en relación a la producción de olores y molestias dice: “El transporte de los subproductos se realizará en contenedores estancos, cumpliendo las prescripciones establecidas en la normativa sanitaria…”. Nos encontramos ante la vulneración reiterada y grosera, por parte de UNALSA, tanto de la legislación sanitaria como del condicionado ambiental que debe cumplir, es decir, ante infracciones tipificadas como graves o muy graves; y también, ante la reiterada inactividad de la Junta de Castilla y León que sigue permitiendo que estos hechos ocurran.