El Día sin Coches abate la contaminación atmosférica en Valladolid

Con los datos de las cuatro estaciones municipales de control de la contaminación operativas, Ecologistas en Acción ha podido comprobar que el cierre del centro al tráfico realizado durante el Día Europeo sin Coches celebrado el martes en Valladolid ha provocado el desplome de la contaminación atmosférica en toda la ciudad, hasta en un 60 por ciento sobre la registrada el día anterior, lunes, dependiendo del contaminante y la zona.

Así, el dióxido de nitrógeno (NO2), contaminante tóxico cuyas emisiones al aire proceden en su gran mayoría del tráfico motorizado, se redujo en un 20 por ciento en las estaciones de Vega Sicilia y Puente Regueral, el 40 por ciento en la de Arco de Ladrillo y el 60 por ciento en la de La Rubia, todas ellas fuera del perímetro de tráfico restringido. Dicha reducción es además inmediata a la hora del corte de tráfico, las 11 de la mañana, por lo que la relación causa-efecto es evidente.

Respecto al ozono, contaminante formado a partir de las emisiones del tráfico en presencia de luz solar, también se observa una reducción significativa de los niveles registrados el lunes, del 15 por ciento la estación de Vega Sicilia y el 10 por ciento en la de Puente Regueral, únicas que midieron el martes este contaminante. Por lo tanto, cortar el tráfico también ha servido para reducir el ozono, que el Día sin Coches cayó por debajo del valor recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), después de tres días consecutivos de incumplimiento de dicha recomendación.

Para Ecologistas en Acción, la drástica reducción de los niveles de contaminación del aire es el mejor indicador del rotundo éxito del Día Europeo sin Coches en Valladolid, gracias a la decisión municipal de restringir el tráfico en el centro de la ciudad. Los ecologistas celebran que, tras dos décadas de “barra libre” para el automóvil, Valladolid se ponga a la cabeza de la lucha contra la contaminación producida por el tráfico, en beneficio de la salud pública y el medio ambiente.

Otros beneficios ambientales y sociales que se pudieron comprobar el Día sin Coches en el centro de Valladolid fueron la llamativa reducción del ruido, el aumento de la seguridad de los peatones y los ciclistas, el mejor funcionamiento del transporte público (en velocidad y ocupación) o la recuperación de la calle para otras funciones distintas a la movilidad, como el paseo o la relación.

Por todo ello, Ecologistas en Acción pide al Ayuntamiento una reducción estructural del tráfico urbano, no sólo un día al año, que haga compatible la actividad normal de la ciudad con el respeto a la salud y el medio ambiente. Los ecologistas proponen para ello que se programe un calendario de días con el acceso al centro limitado a residentes, carga y descarga, urgencias y transporte público, que al principio pudiera incluir un sábado o domingo al mes, luego todos los fines de semana y, en función de los resultados, pueda convertirse en una medida permanente para todos los días.

Se trata de un modelo de movilidad habitual desde hace décadas en las ciudades del centro y norte de Europa, e incluso en algunas ciudades mediterráneas de la vecina Italia, donde los trayectos en bicicleta superan a los realizados en automóvil privado. Ecologistas en Acción plantea por lo tanto abrir un amplio debate ciudadano sobre la oportunidad de cambiar nuestra forma de movernos por la ciudad, en el marco de la revisión en curso del Plan de Movilidad Urbana, Segura y Sostenible de Valladolid (PIMUSSVA), que está abordando el Ayuntamiento de la ciudad.

Gráficas comparativas de la contaminación:




Visitantes conectados: 622