Celebrada la XVI Asamblea andaluza

Como cada año por estas fechas, se celebró la Asamblea Anual de la organización ecologista más diversificada por provincias y pueblos de Andalucía. Este año la reunión se llevó a cabo en la ciudad de Córdoba, los días 25, 26 y 27 de septiembre de 2015.

El objetivo de estas asambleas es realizar un análisis de lo realizado en el año y de la situación de la organización, y planificar las actuaciones y actividades para el futuro.

En esta asamblea hemos querido recordad nuestros compañeros que nos han dejado por temas de salud, aunque se labor incondicional en la organización nunca lo vamos a olvidar.


La federación andaluza de Ecologistas en Acción organizó el domingo día 27 de septiembre de 2015 una concentración para expresar la repulsa de los/as participantes en la misma al tratado de libre comercio que negocian con absoluto secretismo la Comisión Europea y el gobierno de los EEUU de Norteamérica. Esta iniciativa de la UE en relación con el conocido como Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones –TTIP por sus siglas en inglés-, ha generado un tremendo malestar entre las personas y las organizaciones que se resisten a las políticas neoliberales que pretenden una total desregularización de las actividades mercantiles y del tráfico de capitales a costa de los derechos básicos de la ciudadanía.

La concentración fue el punto final a la XVI Asamblea de la Federación Andaluza de Ecologistas en Acción que se inició el 25 de septiembre. Dentro de la asamblea, el sábado día 26, a las 12.00 horas y en el espacio citado, el experto en divulgación científica y en comunicación sobre cambio climático y escasez de energía Ferrán Puig Vilar, administrador del blog “Usted no se lo cree” (http://ustednoselocree.com/), explicó que la Humanidad se enfrenta a una de las mayores disyuntivas que cabe imaginar, en una situación en la que el sistema climático terrestre parece haber sido definitivamente desestabilizado, un fenómeno llamado a marcar nuestras vidas de forma determinante y abrumadora y ante el que la comunidad científica, los medios de comunicación y la clase política no encuentran respuestas adecuadas.Algo más tarde, a las 13.00 horas y también en el salón de actos del Jardín Botánico, el colectivo ecologista planteó un debate sobre cómo debe posicionarse un colectivo que pretende mantenerse independiente de los partidos políticos y de las iniciativas electorales ante los nuevos tiempos políticos. En este debate, moderado por el activista ecologista Iñaki Olano, participó, junto a otras personas, Paco Segura, co-coordinador estatal del colectivo.

La concentración comenzó con puntualidad a las 13.00 horas del domingo día 27, cuando las pancartas comenzaron a extenderse junto la Torre de la Calahorra. Tras unos minutos de ensayo se puso en marcha una serpiente reivindicativa en las que distinos lemas iban sucediéndose y avanzando hasta la Puerta del Puente. Un acto donde la diversión no estuvo reñida con la seriedad del asunto que se planteaba y contra el que se corearon consignas a buen ritmo durante todo el recorrido. Finalmente la serpiente cruzó la Puerta y las pancartas se expusieron en la plazoleta junto al Triunfo de San Rafael mientras se leía un manifiesto que también se resumió en inglés y francés.

Al acto se sumaron las Marchas de la Dignidad, que incorporaron esa movilización a su programación de actos previa a la concentración del 22 de octubre que se celebrará en todo el estado español con los lemas “Volvemos a las calles: Pan, Trabajo, Techo y Dignidad. No al pago de la Deuda”.

Fue de agradecer la paciencia de todas las personas asistentes que, a pesar de una temperatura que superaba los 32º C, mantuvo los seis lemas representando todo aquello que nos quiere quitar este tratado de libre comercio:

MEDIOAMBIENTE SALUDABLE - SOBERANÍA ALIMENTARIA - DERECHOS LABORALES - ENERGÍAS LIMPIAS - MEDIO RURAL VIVO - JUSTICIA SOCIAL

La serpiente reivindicativa demostró así que ¡Éste Tratado lo vamos a parar!.

Más información de Ferrán Puig

Resolución de llamamiento a la acción contra las maniobras de la OTAN «Trident Juncture 2015».-

La XVI Asamblea anual de Ecologistas en Acción Andalucía aprueba y se suma a las protesta contra las maniobras de la OTAN «Trident Juncture 2015» que durante el mes de octubre y hasta el 6 de noviembre de 2015 tendrán lugar principalmente en Italia, Portugal y en el Estado Español.

Con la participación de más de 36.000 militares de 30 estados, las maniobras serán “el ejercicio más importante de la OTAN durante 2015” y “el mayor despliegue de la Alianza Atlántica tras la «Guerra Fría» y en la última década, según el propio Ministerio de Defensa Español.

Más de la mitad de la fuerza militar, 20.000 soldados, se desplegarán en ocho puntos del Estado Español: los Centros Nacionales de Adiestramiento de San Gregorio (Zaragoza) y Chinchilla (Albacete), en el Campo de Maniobras y Tiro ‘Álvarez de Sotomayor’ (Almería) y en el Campo de Adiestramiento Anfibio de la Sierra del Retín (Cádiz), así como en las bases aéreas de Albacete, Son San Joan (Palma de Mallorca), Torrejón y Zaragoza. Además, participarán en las «super maniobras» los marines estadounidenses de Morón de la Frontera.

Las maniobras tendrán dos fases distintas: una de puesto de mando y «guerra simulada» (Command Post Exercise, CPX, del 3 a 16 de octubre), que se desarrollará dentro de las cuarteles de los estados participantes, y otra fasereal (Live Exercise, LIVEX, del 21 de octubre al 6 de noviembre de 2015), en la que se ensayarán diferentes operaciones navales, aéreas, ofensiva terrestre, desembarcos anfibios, lanzamientos paracaidistas, acciones en ambiente urbano, intervenciones en ambiente NRBQ [nuclear, radiológico, bacteriológico y químico] y actuación de fuerzas de operaciones especiales, entre otras. En el Estado español la mayor parte de los militares se desplegaran a San Gregorio (Zaragoza), aunque Andalucía también tiene también un papel importante durante las maniobras. Por el momento, ya están construyendo un gran campamento en la Base Aérea de Zaragoza con capacidad para 1.600 militares.

Con estas maniobras la OTAN pondrá en práctica las lecciones aprendidas en la guerra de ocupación de Afganistán, practicará cómo intervenir militarmente en el norte de África con un potencial enorme, de cariz invasivo. Ensayará cómo conseguir el control de recursos naturales –agua, minerales e hidrocarburos– en un contexto de profunda degradación ambiental y escasez energética. La OTAN se interesa por África por el potencial conflictivo del cambio climático y porque tiene una riqueza abundante de recursos naturales: minerales (platino, cromo, manganeso y cobalto, entre otros) y de hidrocarburos que representan una gran parte de las reservas mundiales.

En el juego de poder sobre África el Estado español tiene un papel importante, como mantener la seguridad de las rutas de transporte de los recursos naturales (Mar Rojo y el Cuerno de África), además de sus propios intereses militares y económicos. Por ello la gran mayoría de las misiones militares del Estado español tienen lugar en el continente, o en el Oriente Próximo. España es responsable de controlar la “frontera sur” de la Unión Europea, de contener la migración de las personas que huyen de la pobreza o de la guerra, garantizando que los efectos de las políticas de explotación del continente no repercutan sobre la fortaleza europea. El Estado español representa la punta de lanza de la OTAN en África.

Pero también las maniobras de la OTAN están diseñadas para enviar un mensaje de fuerza y de presión a Rusia en sus territorios limítrofes a través de la guerra parcial o indirecta. En este sentido la participación de Ucrania – que formalmente no es un país miembro de la alianza – es significativa. Trident Juncture no solamente sirve para mostrar a Rusia la capacidad (y voluntad) militar de la OTAN, además sirve para entrenar la cooperación con las Fuerzas Armadas de Ucrania. No obstante, el mensaje principal no es para Rusia, y mucho menos para el Estado Islámico, Al Quaida y otros, cuya existencia y acciones armadas son utilizadas como justificación y propaganda de guerra. Es más probable que el mensaje principal sea para China, un país que tiene fuertes intereses económicos y geoestratégicos en África. China está invirtiendo en muchos países de África, construyendo infraestructuras para asegurarse de los recursos naturales – sobre todo minerales – del continente. Frenar la expansión China en África, principal competidor de los estados miembros de la Alianza Atlántica, es uno de los motivos ocultos de estas «supermaniobras». Todo esto forma parte de la competencia imperialista entre las potencias militares y su dependencia de los intereses comerciales de las empresas transnacionales.

NOS SUMAMOS AL LLAMAMIENTO A LA ACCIÓN INTERNACIONAL.

Las maniobras Trident Juncture protegen exclusivamente a una minoría privilegiada, acrecientan el gasto militar mundial en detrimento de la inversión imprescindible en necesidades sociales y humanitarias, como combatir las consecuencias dramáticas de la crisis capitalista, frenar la degradación medioambiental, promover el comercio justo, la solidaridad económica o la cooperación para el desarrollo global del planeta.

Sólo en 2014 el gasto militar mundial fue de 1,8 billones de dólares, mientras que en 2016 el Estado Español consumirá 24.489,96 millones en la preparación de la guerra y en control social. En la actualidad los 5 países con mayor gasto militar de Europa occidental son Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y el reino de España. Sus “supermaniobras” incrementan la inseguridad del planeta y, particularmente, la nuestra, por situarnos como escenario principal de sus operaciones de guerra. Nos traen la guerra «a casa», nos convierten en colaboradores directos de la violencia de la OTAN, y, por tanto, en objetivo de guerra de sus oponentes, alientan el terrorismo, la división social, el racismo, el miedo…

Los ejércitos, estas maniobras, representan una carga sangrienta para el progreso mundial, son medios de destrucción irracional, de dominación económica, ideológica y de “conquista del poder” de los que necesitamos liberarnos por el bien de la humanidad y de la Tierra. Por ello, y por su alta relevancia, hacemos un llamamiento a la solidaridad mundial y a la cooperación de las sociedades en la lucha de la noviolencia activa por la democracia real, la justicia social y medioambiental y la redistribución sostenible de la riqueza y de los recursos del planeta.

Llamamos a la desobediencia civil y a la acción directa noviolenta contra las maniobras Trident Juncture 2015 de la OTAN.

Diversos colectivos estamos preparando actos de protesta durante el desarrollo de las “supermaniobras” para los que pedimos tu apoyo y colaboración. Desde el movimiento pacifista y antimilitarista de Andalucía existen iniciativas para organizar acciones de desobediencia civil en Barbate del 30 de octubre al 3 de noviembre (frente al Campo de Adiestramiento Anfibio de la Sierra del Retín) con el apoyo de Alternativa Antimilitarista.MOC y de la Red Antimilitarista Europea.

Es urgente demostrar nuestro rechazo a la guerra y a la nueva amenaza de la OTAN. La gente tenemos el poder y la responsabilidad de detener la avaricia y su violencia, de mejorar nuestro frágil y pequeño mundo.

Más fotos: