Ubiña: SOS

Hace algunos meses, denunciábamos el disparatado proyecto del principado de Asturias, de construir (una vez derribado el antiguo en situación de semiruina) un nuevo refugio en la vega del Meicin, en el macizo de las Ubiñas. Este proyecto suscitó las denuncias y quejas de la totalidad de los grupos ecologistas asturianos, así como de muchos montañeros y montañeras indignados lo que supone una nueva agresión (una más) contra los valores ecológicos de los espacios de montaña. Pues bien, pese a las denuncias y las quejas el principado ha seguido adelante con el proyecto, contando, paradójicamente, con el apoyo entusiasta de la Federación Asturiana de Montaña.

El derribo del antiguo refugio ya se ha iniciado y con él los primeros daños ambientales. Para esa tarea se utilizo una escavadora, que para acceder a la vega del Meicin tubo que ampliar una bella senda de montaña, convirtiéndola en una pista. Los efectos son evidentes, y las dudas suscitadas por el proyecto no solamente confirman los temores expresados por los colectivos ecologistas sino que los multiplican.

EL gobierno asturiano, en este caso apoyado por la federación de Montaña, parece empeñado en urbanizar las zonas de montaña haciendo que estas pasen de ser espacios de gran valor ecológico y paisajístico a parques temáticos al servicio de los intereses de la industria del ocio. El turismo insostenible que se está desarrollando en Asturies es destructivo, corto plazo, de los valores naturales de los lugares en los que se desarrolla, y además, a medio plazo, esa destrucción hipoteca al propio sector.

Proteger los ecosistemas, impulsar un turismo sustentable, desechar proyectos ecológicamente insostenibles ese debiera ser el camino. Desafortunadamente la administración asturiana parece empeñada en dilapidar aceleradamente un patrimonio natural que hacen de nuestro territorio un lugar singular. Lo que están haciendo en el macizo de las Ubiñas lo confirma.