Piden una moratoria sobre la caza con enfilat

El Grup d’Estudi i Protección del Rapinyaires (GER-Ecologistes en Acció), ha mandado un escrito a la Consellera de Medi Ambient, Sra. Elena Cebrián, explicando la situación de la caza de aves no cinegéticas con redes abatibles, destinadas a los concursos de canto.

El GER-Ecologistas en Acción ha pedido a la Consellera una moratoria de la caza con redes abatibles, ya que se han otorgado de forma ininterrumpidamente desde hace más de 70 años con permisos excepcionales.

El GER-Ecologistas en Acción le ha comentado que la caza con enfilat (redes abatibles) es una de los tipos de caza con mayor mortalidad escondida de fringílidos que hay en la Comunidad Valenciana.

Le ha comentado que según la Orden de veda 18/2015, de 19 de junio, en su art. 6.4 (DGCV nº 7556), por la que se fijan, para la temporada 2015-2016, los periodos hábiles y normas de caza en zonas comunes... ) en su artículo 6, bajo la caza de fringílidos para concursos de canto, se otorga de forma excepcional, 3.600 licencias, para el periodo de verano (julio –agosto) y otoño (octubre-noviembres) 2015.

Que dichos permisos otorgan la captura de forma excepcional de un total de 62.400 aves de cinco especies de pequeñas aves (jilguero, verderol, verdecillo, pardillo y pinzón vulgar) para toda la temporada de caza.

Que en la Comunidad Valenciana, de lo que hemos estudiado, no consta en ningún concurso la utilización del pinzón vulgar (Fringilla coelebs), por lo que no entendemos el permiso excepcional para capturar 3510 pinzones.

Que especie muy delicadas como el pardillo común (Carduelis cannabina), según los estudios de SEO/birdlife, siguen autorizando su captura excepcional en un total de 13.270 individuos.

Que no se entiende como solo se autoriza un total de 10 aves al día entre todas las especies, cuando el cazador hace mucho trabajo en preparación y mantenimiento de las trampas y de mantener todo el año los cimbeles (aves enjauladas que se preparan y alimentan durante todos el año para atraer a las aves silvestres). Todo este esfuerzo no tienen sentido cuando el cazador en un solo lance puede atrapar más de 10 aves, y una vez capturadas ¿desmonta la trampa y se va a casa, o sigue cazando?

Recordamos que en días de paso, especialmente en otoño, en una sola jornada los silvestristas pueden capturas más de 100, 200, 300 aves, ¿qué hacen con tantas?

Que la mayoría de los silvestristas ya tienen aves enjauladas en casa, y son las que realmente se presentan a concursos. Las aves que utiliza en los concursos nunca son aves silvestres, sino aves descendientes de aves ganadoras normalmente procedente de la cría en cautividad, con cantos no viciados, plumaje intacto, posturas y tranquilidad importante.

Que en ningún momento hay controles o registros en los domicilio de silvestristas para determinar el número de aves enjauladas que tiene cada silvestrista con permiso de caza, de que especie y en qué condiciones las mantienen.

Que no entendemos que unos permisos excepcionales, se transforman en norma común año tras año durante toda la vida. Cuando estos permisos deberían estar precedidos por informes técnicos y con evidencia científica donde se analicen las fluctuaciones de las distintas poblaciones de estas especies de aves y su situación anual, hecho que brilla por su ausencia, así podemos resumir en el cuadro siguiente la evolución de los permisos y aves a capturar desde que se publican en las ordenes de veda:

Especies 2010 2011 2012 2013 2014 2015 Total
Jilguero 40000 40000 40000 35000 31600 27850 214450
Pardillo 12000 12000 12000 16000 15000 13270 80270
Verderol 24000 24000 24000 19000 14400 9775 115175
Verdecillo 18000 18000 18000 15000 11000 7995 87995
Pinzón 10000 10000 10000 5000 4300 3510 42810
TOTAL 104000 104000 104000 90000 76300 62400 540700

Si analizamos el número de permisos excepcionales otorgados desde el 2010 hasta la actualidad publicadas en las órdenes de veda encontramos:

PERMISOS201020112012201320142015Total
ALACANT 1700 1700 1700 1700 1600 1600 10000
CASTELLÓ 800 800 800 800 700 700 4600
VALÈNCIA 1500 1500 1500 1500 1300 1300 8600
TOTAL 4000 4000 4000 4000 3600 3600 23200

En los últimos años se han dado un total de 23.200 permisos excepcionales, para capturar “de forma legal” un total de 540.700 aves. Cifra desorbitada y sin sentido si analizamos el objetivo de los permisos excepcionales, destinarlos a concurso de canto

Cuando en los concursos de canto se presenta un número muy reducido de aves, normalmente procedentes de la cría en cautividad normalizadas o no.

Tampoco es lógico que el número de permisos de tipo A (verano y captura de jóvenes), solo representa el 22,22% en Castellón respecto al total, aunque el Valencia era de un 50% y Alicante de un 37.5% (orden veda 2009/2010). Prefiriendo el silvestrisca cazar en otoño, cuando se concentra el paso postnupcial con miles de aves migrando tanto adultos y jóvenes con el canto ya formado y posiblemente no aptos para los concursos de canto. Lo que nos hace pensar que el cazador prefiere cantidad a calidad de las aves capturadas, ya que no las va a destinar a los concursos de canto.

Que tanto los técnicos de la Consellería como los propios agentes medioambientales, agentes del Seprona y los ciudadanos en general, saben que la caza con enfilat más que el destino para el canto, el destino de las aves capturadas es el gastronómico, encontrando alrededor de este tipo de caza, un comercio ilegal de aves vivas (cada año se denuncia a varios cazadores con cientos de estas aves), y una venta en los comercios, tiendas de ultramarinos y sobre todo bares de las zonas donde se caza, para la conocida tapa de pajaritos fritos que se hace a perta cerrada.

Que calculamos entre 400.000 y 600.000 las aves que se capturan y matan ilegalmente durante cada temporada por este tipo de caza, cuando está totalmente prohibido matar a ningún ave.

Que este tipo de caza produce muchas muertes o lesiones de aves rapaces, según los datos del GER-Ecologistas en Acción y Centro de Recuperación de la Consellería en el periodo 1987 a 1998, encontramos:

EspecieNº ejemplares
Capturas con redes
Azor 1
Gavilán 30
Halcón peregrino 1
Alcotán 2
Cernícalo vulgar 76
Aguila calzada 1

Afectando a seis especies de rapaces de pequeño y mediano tamaño, siendo la más afectadas en Cernícalo vulgar (68,47%) y el Gavilán (27,03%), de todas las muertes producidas por el enfilat.

Que Las poblaciones donde hemos detectados más irregularidades en esta caza son: Vall d’Uixó, Betxí, Onda, Ribesalbes, L’Alcora, Vila-real, Castellón, Benicassim, La Llosa, etc.. en la provincia de Castellón, etc..

Que no tiene sentido permitir la captura del doble o triple de aves permitidas para su cautiverio, para después soltarlas, cuando muchas de ellas pueden perecer antes de su liberación o presentar deterioro en el plumaje y ser más susceptibles de morir o ser predadas por otros vertebrados una vez liberadas.

Por último queremos recordarle que para el anillamiento de las aves las sociedades del anillamiento científico no autorizan a nadie si no ha pasado dos años de práctica y han pasado los exámenes muy duros y rigurosos, en el control de parámetros biométricos y la manipulación de las aves, teniendo unos objetivos muy claros, sin embargo el anillamiento de las aves que caen en las redes abatibles no tiene ningún objetivo, seguimiento, registro, ni sentido.

Por todo lo expuesto, el GER-Ecologistas en Acción considera que se debería dar una moratoria a este tipo de caza con permisos excepcionales, y emprender actividades dirigidas hacia la Cría en Cautividad para destinar las aves a concursos de canto, y medidas dirigidas hacia la conservación de las aves nidificantes y migratorias en la Comunidad Valenciana.




Visitantes conectados: 726