Participan en el seguimiento del Plan de Desarrollo Rural de Castilla y León

La federación de Ecologistas en Acción de Castilla y León ha asistido a la constitución del Comité de Seguimiento del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020, dotado con 1.822,8 millones de euros.

El Comité, formado por 34 miembros (más un representante de la Unión Europea a titulo consultivo), de los cuales 20 componentes representan a la Administración y a sus organismos dependientes, frente a 14 de entidades de la sociedad civil, resulta un mero trámite para llevar a cabo la aprobación del Plan propuesto por la Junta, puesto que tiene un carácter meramente consultivo. Los informes o dictámenes de las organizaciones convocadas pueden ser o no consideradas por las propias administraciones aquí presentes.

Los representantes de la Comisión Europea que forman el Comité como miembro consultivo pidieron mayor representación de mujeres rurales y de otros grupos ecologistas para tratar las cuestiones medioambientales de forma más completa y enriquecedora.

Promulgan una agricultura compatible con el medio ambiente o agricultura sostenible, pero no existen criterios que valoren las prácticas que definen ese tipo de agricultura. En los criterios de selección de operaciones del programa no se mencionan prácticas que eliminen o disminuyan el uso de fitosanitarios, aumenten las áreas de refugio para la fauna auxiliar, se favorezca la restauración de linderos arbustivos y herbáceos, tampoco que se realicen rotaciones de cultivos gestionadas en varios años, tampoco se menciona el uso de abonos de origen orgánico. Por otro lado, no se fomenta la agricultura de pequeña escala, la agricultura familiar y consideramos que la agricultura ecológica se lleva una pequeña partida. Se sigue financiando la soja y el maíz transgénico a través de líneas de ayuda a los cultivos herbáceos de alto valor añadido (trigo fuerza, determinadas leguminosas grano, colza, maíz, etc).

Además, hay una medida enfocada al asesoramiento forestal y agrícola, pero sería llevado a cabo por empresas elegidas en licitación pública, con lo cual podrían excluir a sindicatos, que ya tienen capacidad y medios para realizar asesorías, o a cualquier otra organización o profesionales liberales que puedan dedicarse a ello.

En cuanto a las medidas relativas a forestación y prevención de daños de masas forestales no suponen ni priorizan criterios para favorecer la conservación de especies y hábitats de interés especial y protegidos, tanto dentro como fuera de espacios Red Natura. Además, no se tendrán en cuanta los Planes de Gestión de la Red Natura, alegando que todavía no habían sido aprobados en el momento en que se "aprobó" el documento de criterios de selección de las operaciones del programa de desarroll rural 2014-2020.

Por otro lado, los criterios para reforzar las infraestructuras de protección frente a incendios son ineficientes. Lo prioritario (con criterios económicos y estratégicos) sería actuar sobre ciertas áreas por ser donde se inician los incendios forestales y donde una intervención preventiva facilita la extinción del incendio y se evita que tenga la categoría de catástrofe. El representante de la Comisión Europea también señaló que no está bien contemplado.

Por último, se establece un criterio preferente por orden de llegada o presentación de solicitudes para todas aquellas que obtengan la misma puntuación, no creemos que sea una buena práctica para dar las ayudas.