AVE sin DIA: exigen responsabilidades

Ecologistas en Acción se ha dirigido al Área de Medio ambiente de la Delegación de Gobierno en Murcia y a la Consejería de Fomento solicitando la apertura de un expediente informativo que depure las responsabilidades por la ausencia de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) sobre el proyecto del AVE en superficie a su llegada a Murcia, independientemente de las responsabilidades judiciales que se establezcan a raíz del recurso que ha presentado la Fiscalía de la Audiencia Nacional, ante el Juzgado Central de lo Contencioso por este asunto.

Como señala la Fiscalía, aunque en 2009 se hizo una Declaración de Impacto Ambiental para la entrada del AVE a Murcia, ese documento no es válido para la obra que se pretende acometer ahora, ya que el proyecto con DIA era soterrado, y las obras actualmente en marcha son para el AVE en superficie, que difieren en más de un 80% respecto al proyecto soterrado.
La propia fiscalía considera que el derecho a conservar la naturaleza y el medio ambiente debe prevalecer.

Los ecologistas también consideran necesario que la Consejería de Fomento y el Gobierno regional den explicaciones de las improvisaciones ante la ausencia de Declaración de Impacto Ambiental de este proyecto de AVE en superficie.

Ecologistas en Acción, además, coincide con el escrito de la Fiscalía en el sentido de que si no se paralizan las obras del AVE y se ejecutan mientras dura el pleito, podrían provocarse perjuicios de casi imposible reparación o que supongan un altísimo coste, por tener que arreglar lo que esté mal o por tener que abrir un trazado alternativo.

La organización ambiental denuncia que la comunidad autónoma murciana, aunque no tuviese las competencias sustantivas sobre el proyecto, sí tenía que valorar los residuos y vertidos derivados de la extracción y movimientos de tierras del proyecto y su depósito en zonas como los Ramos y Algezares.

Por otra parte, hay que señalar también que las conclusiones del reciente estudio de la Fundación Fedea (promovida por grandes empresas de energía y comunicaciones) sobre los principales corredores de alta velocidad son demoledoras [1]: El AVE no es rentable ni para las empresas ni para la sociedad. Los investigadores señalan que el nivel de demanda no es, ni será, suficiente para generar los ingresos que hagan rentable esta infraestructura. El estudio pone de manifiesto la falta de una justificación económica rigurosa para el gran dispendio de las inversiones de la alta velocidad en nuestro territorio.

Conviene recordar que España, con 2.515 kilómetros en servicio y 1.200 en construcción, posee la segunda red mundial de AVE, sólo por debajo de China. Y en cuanto a la relación kilómetros/población, es la mayor del mundo con 54 kilómetros por millón de habitantes, frente a los 31 kilómetros de Francia. Aunque en utilización de la infraestructura estamos a la cola: en el estado español viajan 11.800 pasajeros por kilómetro de AVE, mientras en Francia son 61.400 viajeros y 158.121 en Japón.

Ecologistas en Acción, por otra parte, lamenta el enorme coste de oportunidad que supone apostar por este tipo de infraestructuras, ya que frente a estos proyectos se deja decaer el ferrocarril tradicional para el transporte de viajeros y mercancías, debido a la falta de inversiones, y señala la paradoja que supone que en pleno siglo XXI no tengamos conexión de ferrocarril convencional con Andalucía a través de Granada.

Por desgracia, los datos evidencian que la desmesura del crecimiento insostenible de la red del AVE está basada en el beneficio político y propagandístico de los sucesivos gobiernos que apoyan este megalómano e insostenible despliegue, y no en crear una red ferroviaria eficaz y sostenible, con precios razonables.