Consejo Territorial de Pesca de Soria

El día 6 de noviembre de 2015 tuvo lugar en Soria la celebración del Consejo Territorial de Pesca de la provincia, el cual es un órgano de información y asesoramiento no vinculante de la Consejería de Fomento y Medioambiente.

En tal órgano es mayoría la representación de la administración cuyos acuerdos o comunicación tiene vías administrativas y directas más efectivas que este tipo de consejos. Con este modelo elimina cualquier supuesto objetivo de participación social efectiva.

En este consejo tienen representación las organizaciones ambientales, que no tienen un interés necesariamente piscícola y hacen efectivo el interés del resto de la sociedad puesto que el río, sus aguas, sus riberas son un elemento y espacio al que acudimos y compartimos todos las personas. Además la calidad y cantidad de las poblaciones de fauna piscícola son un factor que afecta a la calidad el agua, y por lo tanto su gestión es de enorme interés. No es sólo cuestión deportiva o económico-turística.

En tal Consejo mostramos nuestra posición contraria a que se facilitase la actividad piscícola deportiva sobre el siluro, ya que tal medida lo único que consigue es estimular que se propague tal especia por acción de ciertos desaprensivos e irresponsables; que tienen la condición de delincuentes según la ley y que son los que han hecho posible que tal especie aparezca en Soria. Además resulta curioso que en el Consejo tal preocupación no se traslade a otras especies igualmente nocivas como es la lucioperca.

Asden-Ecologistas en Acción también mostró su desacuerdo con que se crease un coto de pesca intensivo en Almazán, porque va en contra de la pesca como aprovechamiento de fauna silvestre, condicionado y vinculado a su hábitat natural; y supone un coste de dinero público que se puede invertir en otras acciones vinculadas a la pesca de mayor valor ecológico y social.

En relación con el contenido de la orden de pesca para el año 2015-2016 hicimos varias propuestas como es el caso de aumentar la talla de los barbos y cachos, en base a que las poblaciones de estas especies están descendiendo notablemente y es necesario reducir la presión de captura.

También solicitamos que se prohibiese el ejercicio de la pesca en la mina Gandalia debido a la presencia de lindano, y que se realizasen estudios sobre bioacumulación de tal sustancia en la fauna ictiológica de la cuenca del Manubles y su caso imponer recomendaciones en su pesca.

También hemos propuesto que se recuerde las obligaciones legales de no dejar residuos, práctica que está extendida entre algunos pescadores de cangrejos; que se controle el tránsito de vehículos hasta la propia orilla del río, que se divulguen formas eficaces de cumplir con la obligación legal de dar muerte a los cangrejos alóctonos antes de retirarse del río y se sensibilice sobre la necesidad de esta práctica para evitar la propagación de estas especies invasoras.

Por supuesto trasladamos nuestra preocupación por la falta o deficiente control de los vertidos de Depuradoras, y de otros ilegales.

De todo ello y de otras muchas propuestas se dejó constancia por escrito para que se incluyese en el acta.