Las élites andaluzas vuelven a apostar por infraestructuras innecesarias

Ecologistas en Acción lamenta que las élites andaluzas vuelvan a apostar por infraestructuras megalómanas e innecesarias.

El informe del Colegio de Ingenieros de Caminos y las principales constructoras, ahonda en el modelo de economía subalterna y creadora de desigualdad.

El Colegio de Ingenieros ha presentado un informe con 600 infraestructuras consideradas necesarias, necesidad que no viene avalada por ningún estudio económico serio e independiente, y sobre todo de una valoración de su rentabilidad social.

La reciente experiencia del exceso de infraestructuras producido en nuestro país en los últimos 20 años y el sobreendeudamiento del Estado para atenderlas, en detrimento además de las necesidades sociales básicas, como educación, sanidad, pensiones y servicios sociales, llaman a una reorientación del gasto público hacia otras formas de inversión socialmente más rentables.

Sirva como ejemplo el informe del Tribunal de Cuentas, en relación al AVE, que aconseja que “convendría que las previsiones presupuestarias relativas a las inversiones en infraestructuras se ajustasen mejor a las perspectivas de financiación existentes, priorizando la evaluación socio-económica de los proyectos que permita el empleo óptimo de los recursos financieros y prime la eficiencia en la aplicación de los recursos, no iniciando proyectos no rentables.”

Proponen como prioritarios proyectos disparatados en su rentabilidad social como la ’Autovía del Olivar’, la extensión de la Ruta de la Plata hasta Lisboa o el mismo Arco Noroeste de la SE-40, una autovía que comenzó siendo presupuestada en 600 millones de euros, ya va por 1.500 millones; nada más el túnel bajo el Guadalquivir se llevaría otros 600 millones.

Otro megaproyecto es el de las líneas 2, 3 y 4 del metro de Sevilla, presupuestado en 3.700 millones de euros en anteproyecto, que siguiendo la tendencia de los costes finales, supondría un coste real de 7.000 M€, más que lo calculado por los ingenieros para las 600 obras que consideran necesarias. A eso habría que añadir la financiación, que con la fórmula público-privada, puede duplicar esa cifra. La línea 1 se presupuestó en 350 M€, costó casi el doble su construcción, y la financiación doblará el coste de construcción, es decir cuatro veces el presupuesto inicial.

Recordemos que somos el país de Europa con más kilómetros de autovías, con más kilómetros de tren de alta velocidad y número de aeropuertos, la gran mayoría con un uso ínfimo, y sin embargo somos campeones en paro y estamos a la cola en servicios sociales. Y que es aconsejable invertir en la transición hacia otro modelo de economía donde se trabaje por la regeneración ambiental y el cambio climático y donde se potencie la cercanía. Y esto es incompatible con la construcción si freno de más infraestructuras.

Sin embargo, las élites andaluzas se han movilizado en período electoral y han desempolvado su agenda, la agenda que nos ha llevado a la ruina y a un modelo de economía subalterna y creadora de desigualdad, ahondando aún más en los desequilibrios. Y pretenden hacerlo otra vez a costa de precarizar más a todas y a todos.