Irresponsable inacción de la Junta ante la contaminación tras el incendio de RMD

Ecologistas en Acción de León ha solicitado al Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería, sección de Sanidad y Producción Vegetal, los informes completos de los análisis realizados sobre el terreno y los cultivos.

Conocido el Informe de la Junta, fechado el 9 de noviembre 2015, relativo a los análisis de los productos agrícolas (pimiento, uvas), la hierba y el suelo, esta asociación no duda en calificar su actuación como de absoluta irresponsabilidad, pues, constatada la contaminación en una primera toma de muestras, en lugar de adoptar medidas preventivas, ha dejado pasar cerca de cuatro meses, hasta hacer público el resultado de un segundo análisis cuyos valores están “por debajo de los fijados reglamentariamente”.

Dicho informe refiere que las muestras tomadas el 17 de agosto arrojaron “niveles ligeramente superiores a los reglamentarios en PCB,s con efecto dioxina, para la uva y la hierba”. Y como única reacción –basada en el punto 3 de la Recomendación de la Comisión de 3-12-2013-, se volvieron a tomar muestras, el 22 de septiembre, que una vez analizadas no arrojaron esta vez contaminación que sobrepasara los niveles permitidos con lo cual se dio, al parecer, el asunto por zanjado.

Hay que advertir que el PCB (Policloruro de bifenilo) está considerado según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) como uno de los doce COP (contaminante orgánicos persistentes) más nocivos fabricados por el ser humano. Actualmente su uso está prohibido en casi todo el mundo.

En la fauna los PCB,s pueden producir cáncer y efectos mutagénicos y teratogénicos (malformaciones del feto). Los PCB,s entran al organismo a través de los pulmones, el tracto gastrointestinal y la piel. Son resistentes a la degradación. Son transportados por el aire, el agua; de la tierra pueden volver al aire y precipitar de nuevo al suelo. Se acumulan en los ecosistemas terrestres y acuáticos, y en los seres vivos.

El punto 3 de la Recomendación, que esgrime la Junta, ante contaminación por estos tóxicos, lejos de sugerir esperar otros dos meses por el resultado de nuevos análisis, dice: …cuando los contenidos de dioxinas o PCB similares a las dioxinas superen los umbrales de intervención especificados en el anexo de la presente Recomendación en relación con los productos alimenticios…, los Estados miembros adoptarán medidas para reducir o eliminar la fuente de contaminación.

La fuente primaria fue el incendio de neumáticos. Pero una vez contaminados los productos analizados, estos se convierten en fuente secundaria de contaminación, a los animales y personas, por lo que se deberían de haber tomado inmediatamente medidas para evitar la propagación de los compuestos tóxicos.

Dada la peligrosidad de los PCBs en aplicación del Principio de Precaución, consagrado en el Convenio de Estocolmo, la Junta debería haber tomado medidas preventivas en primera instancia, conocidos los primeros resultados, para evitar el consumo de los productos de la huerta y los derivados del ganado ovino que pasta por la zona. Tomadas tales medidas, convendría analizar productos donde se fijan estos compuestos, como la leche de los animales o los huevos. Y, una vez recolectada la uva, analizar los vinos en proceso.

Por ser bioacumulativos (dioxinas, furanos y PCB,s) tampoco es determinante que no se superen niveles reglamentarios en los alimentos analizados, pues por el contacto y consumo sucesivo, pueden ir aumentando en el organismo su efecto patógeno. Motivo por el que es irrenunciable un control continuo, del medio afectado, y de las personas expuestas.




Visitantes conectados: 650