Delegado de la Consejería de Medio Ambiente en Córdoba

Ecologistas en Acción lamenta y considera un grave error de la Consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía la revalidación de Luis Rey Yébenes como Delegado Provincial de la Consejería de Medio Ambiente en Córdoba

Ecologistas en Acción de Córdoba no alcanzar a entender los motivos por los cuales la Sra. Consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha revalidado a Luis Rey como Delegado Provincial en Córdoba.

Deben de ser criterios o razones internas las que han inclinado la balanza. Esto va a suponer la apuesta por la permanencia de un Delegado Provincial cuya gestión realizada durante los últimos 4 años no se puede calificar, siempre manteniendo una actitud benévola y constructiva, más que de mediocre y gris.

Su actitud inicial fue de desprecio a las organizaciones sociales, hasta el extremo de anunciar que la interlocución con éstas se iba a ceñir a los inoperantes órganos colegiados de participación social. Dio órdenes en la casa para que no saliese ningún documento o papel que pudiese ayudar a las organizaciones ecologistas a desarrollar su labor de información, denuncia y presión social.

E incluso, se cerro en banda con los medios de comunicación para evitar entre otras cosas que quedara patente que era - y lo sigue siendo- una persona escasamente capacitada desde un punto de vista técnico y con un talante poco afable y cordial.

Cierto es, que cambió en cierta manera de talante, justo después que la Consejera hablase con él, personalmente, ante nuestra reiterados avisos en Sevilla (Servicios Centrales).

Tal como indicábamos anteriormente, los resultados de la gestión del renovado Delegado Provincial son escasos y de poco calado.

Ni tan siquiera los objetivos prioritarios manifestados en su día en el comienzo de su gestión (conseguir una mejora en la gestión de los espacios naturales protegidos y una aceptable participación en los órganos consultores) se han visto cumplidos. Todo lo contrario, la situación es aún peor. Son ya más de 4 años sin Director- Conservador en el Parque Natural de las Subbéticas de Córdoba. No hay técnico en su sano juicio que se atreva a introducirse voluntariamente en un avispero como es la Comarca de las Subbéticas y con un Delegado Provincial con una visión muy particular de lo que allí ocurre.

También durante su gestión el Parque Natural de la Sierra de Hornachuelos se queda sin Director-Conservador. Mientras tanto los problemas de gestión se multiplican a pesar de la revisión de los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y de los (PRUG), además de la aprobación de los Planes de Desarrollo Sostenible (PDS) de algunos de los espacios naturales de la provincia.

Tampoco se modifican los paupérrimos presupuestos con los que están dotados los parques naturales de la provincia (6.000 euros para todo un año).

En parecidos términos, se puede hablar de los órganos de participación, prioridad absoluta según propias palabras del Delegado, allá por agosto del 2001, pero que a fecha de hoy, su funcionamiento es totalmente deficitario. Tanto es así, que se ha llegado a suspender reuniones del Consejo Provincial de Medio Ambiente, Forestal y Caza por falta de quórum. Otro tanto hay que decir de las Juntas Rectoras de los Parques Naturales o del Patronato de las Reservas Naturales del Sur de Córdoba.

Bajo su gestión se han revisado los instrumentos de planeamiento de todos los municipios de la provincia, incluido el de Córdoba ciudad. Todos se han informado favorablemente, como el de Córdoba, que contempla la nueva construcción de más de 46.000 viviendas y la regularización de una parte significativa de las parcelaciones ilegales. Un examen y análisis global del proyecto de proyectos que es el PGOU de Córdoba hubiese dado como resultado una declaración de impacto ambiental negativa. Pero no fue así. Lo mismo ocurre con otros tanto municipios, donde la desclasificación de terrenos no urbanizable a urbanizable es sencillamente espectacular e injustificado. (¿Por qué será?)

Cuando el asunto trata de los grandes proyectos que van a afectar al medio natural de la provincia el Sr. Delegado ha desaparecido como por arte de magia. No sabe o no contesta sobre la Breña II, el proyecto de la infamia y la manipulación de la opinión pública, como pocas veces hemos podido observar en los últimos años. Y tampoco merece una atención preferente el proyecto de autopista de peaje Toledo-Ciudad Real- Córdoba a su paso por áreas declaradas en breve meses Lugares de Interés Comunitario (LIC).

Suma y sigue, y no acabaríamos en mucho tiempo de describir los hechos que corroboran una gestión embrionaria y de primer curso del revalidado Sr. Delegado Provincial.

En su partido y en la Consejería de Medio Ambiente sabrán los motivos de su recompensa. En la calle, no nos hemos enterado. ¿Será que no son publicables? Vete a saber.