Balance 2015: Seguimos ignorando la crisis ambiental

A nivel provincial la perspectiva de la reapertura de la central nuclear de Garoña y la puesta en marcha de pozos de perforación mediante fractura hidráulica son las principales amenazas, aunque no las únicas. Aunque el grave problema del cambio climático y el agotamiento de recursos hagan imprescindible apostar por un nuevo modelo energético se sigue apostando por el actual, que lejos de asegurarnos un futuro saludable, nos obliga a vivir en un entorno contaminado.

A nivel local, y pese a la perdida de la mayoría absoluta del PP en el gobierno municipal seguimos encontrando los problemas de siempre y un nulo interés por la cuestión ambiental. Así, el medio ambiente sigue sin ser un eje trasversal. Es preocupante, además, que en ciertos aspectos relativos a nuestro entorno no solo no se avanza en otra forma de gestión, sino que se ha empeorado. Por ejemplo, en la gestión de parques y jardines que se ha caracterizado por podas abusivas y talas injustificadas en aumento durante los últimos meses. Al cuestionar sobre este aspecto a la concejala de Medio Ambiente, Carolina Blasco, no asume la responsabilidad y alega criterios económicos en vez de justificaciones técnicas, difíciles, por otra parte, de encontrar. Su gestión en esta materia debe ser calificada como negativa ya que a pesar de las obligaciones de su cargo no tiene ningún interés en la materia.

En lo que respecta a la política de movilidad, suspendemos igualmente la gestión de la actual concejala, Gema Conde, así como la de su predecesor Esteban Rebollo. Para ambos la política de movilidad se traduce en fomentar y facilitar el uso del coche y no las alternativas sostenibles. Ello a pesar de que la mayor causa de contaminación atmosférica en las ciudades se debe al trafico No solo Burgos esta afectada por la contaminación atmosférica, según el ultimo Informe de Calidad del Aire publicado por Ecologistas en Acción , la totalidad de la población castellano leonesa esta afectada de una forma u otra. Sin embargo no es una prioridad y se oculta información a la ciudadanía. En el caso de Burgos, solo dos de las cuatro estaciones de medición se encuentran en uso y por su situación no proporcionan datos reales de los niveles de contaminación a la que nos exponemos. En el caso de Miranda de Ebro y de Aranda de Duero los niveles de exposición a partículas contaminantes y ozono troposférico también han estado por encima de las recomendaciones de la OMS.

En 2015 el Tribunal Supremo nos ha dado una alegría al dar carpetazo definitivo al proyecto de urbanización en Arlanzón y declarar nulo el proyecto pues considera que carece de interés regional. La estrategia del gobierno regional de aprobar mediante ley proyectos polémicos y contrarios a la normativa ambiental ha traído numerosas sentencias en el ultimo año que anulan los proyectos y dan la razón a quienes nos oponíamos a ello. Esperemos que sea el caso del PGOU de Burgos, recurrido por Ecologistas en Acción en base a que las expectativas de crecimiento de la población como justificación a la declaración de suelo urbanizable no tienen ningún fundamento en la realidad y tan solo en fines especulativos.

Ante este panorama debemos hacer una valoración global negativa y esperar que para 2016 comencemos a ver un cambio profundo que nos haga enfrentarnos de forma adecuada a los problemas ambientales. Alternativas existen y vemos que funcionan y la sociedad no permanece impasible como se ha visto ante las amenazas como el fracking. Esperemos que con las uvas quienes dirigen las instituciones recapaciten y tomen ejemplo.




Visitantes conectados: 376