Restauración de riberas en el Puente de Cartuja

Las obras han afectado, especialmente a la margen izquierda, donde tradicionalmente existía desde los siglos medievales un amplio descansadero de ganado en el conocido Vado de Medina.

A comienzos de la década de los 70 del siglo pasado, con motivo de la construcción de la autopista Sevilla-Cádiz se depositaron allí, entre ambos puentes, vertidos de escombros que en los años siguientes se ampliaron, llegando a formar un gran relleno que alteró gravemente el paraje convirtiendo la margen izquierda del río en un vertedero. Junto al impacto ambiental ocasionado, los rellenos disminuyeron también la sección del cauce y acabaron con la vegetación natural de esta margen del río.

Hace unos años, para paliar en parte este despropósito, Ecologistas en Acción de Jerez, con la colaboración de la Consejería de Medio Ambiente, realizó una campaña de plantación de álamos, fresnos y sauces en este lugar, al objeto de naturalizar, en alguna medida, los taludes y laderas de estos rellenos.

Sin embargo, en estos últimos meses, se ha llevado a cabo una intervención de gran calado por parte de la Consejería de Medio Ambiente, realizándose grandes movimientos de tierra para retirar el gran volumen de rellenos existente. De la misma manera se han formado suaves taludes hacia el río, que se han recubierto con tierra vegetal en los que se han plantado más de doscientos árboles de ribera y otros tantos arbustos, entre los que se encuentran aquellos que se pusieron hace tres años, recuperados tras los movimientos de tierra para esta nueva plantación.

A todo ello hay que añadir la retirada de ejemplares de eucalipto que estaban muy cercanos al histórico Puente de Cartuja, así como la limpieza de matorral de la ribera izquierda del río, en un tramo de unos quinientos metros aguas abajo del puente de la autopista, lo que facilita pasear por la orilla del río por lugares que antes resultaban inaccesibles y que hoy permiten llegar más allá de la desembocadura del Salado, entre sotos fluviales de gran belleza donde se han conservado los fresnos, sauces y álamos, árboles que forman parte de la vegetación autóctona de estas riberas.

Desde Ecologistas en Acción de Jerez valoramos muy positivamente el trabajo realizado y confiamos que, en fases sucesivas, puedan ir restaurándose las riberas del Guadalete para que, a corto y medio plazo, sean una realidad los prometidos senderos fluviales que permitan el disfrute del río a toda la ciudadanía.




Visitantes conectados: 382