Poda brutal en el Cortijo de Vicos

Con frecuencia llegan a la sede de Ecologistas en Acción mensajes de ciudadanos que nos trasladan su preocupación por el maltrato que se da en esta ciudad a los árboles.

Unas veces son los vecinos quienes dañan aquellos árboles que les molestan frente a sus casas, otras veces son empresas o particulares que, con el pretexto de obras o remodelaciones, acaban también por eliminar árboles. A veces el propio Ayuntamiento u otras administraciones, son los responsables de la tala (como en el caso del carril bici, por ejemplo) o de podas abusivas difíciles de justificar.

En este caso, atendiendo a denuncias de varios ciudadanos nos hemos acercado hasta la entrada del Cortijo de Vicos, donde se asienta la Yeguada Militar y donde se han podado (o más bien casi talado) los magníficos ejemplares de eucaliptos que escoltaban el camino de entrada de una manera brutal.

Los caballos, yeguas y potros se han quedado sin sombra y los troncos mutilados de los árboles claman por esta barbaridad que puede acabar con muchos de ellos. Los viajeros que los han visto al pasar por la carretera, o las personas que se acerquen hasta el lugar quedan impresionados.