Recurso por el oso, sin rencores

Después de que la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León sancionara al cazador que disparó, dice que por error, a un oso en una cacería de jabalíes en Octubre de 2012, con 5.001 euros, éste recurrió en alzada ante el Director General de Medio Natural que, como no era de extrañar, anuló esa sanción y lo dejó exento de cualquier responsabilidad administrativa.

El Director General de Medio Natural y su equipo, esos mismos a los que los Juzgados les están rechazando permanentemente iniciativas e ideas que se transforman en normativas declaradas nulas una vez si y otra también, no iban a destacarse por proteger osos.

Pues bien, desde Ecologistas en Acción de Palencia, gracias a la Justicia Gratuita, hemos recurrido al Juzgado Contencioso para ver si hay alguien que sea capaz de poner algo de cordura en este asunto.

Y hemos recurrido fundamentalmente, además de la defensa del oso (evidente para una asociación como la nuestra), porque el denunciado ha recurrido a argumentos en su recurso de alzada que contradicen lo que previamente había reconocido sin tapujos el día de autos ante la autoridad y después en el proceso penal, actitud que no le deja en muy buen lugar.

Imaginamos que nuestra posición será duramente criticada, y que seremos los malos de la película, pero la verdad de la historia, esa que solo saben el cazador y su sobrino, que le acompañaba en el puesto, es que el oso recibió un disparo y que eso, en una sociedad avanzada y con los datos objetivos, es intolerable, menos para él que presumía de cazador experimentado.

Evidentemente la sanción ya recoge todos los atenuantes, por eso son 5.001 euros, lo mínimo que la legislación recoge, si no estaríamos hablando de una cantidad muy superior. Y nos extraña que en ningún momento se haya hablado de retirada de licencia, alguien que se precipita y dispara sin mirar no parece estar tan capacitado y debe ser privado de licencia una temporada, a ver si reflexiona.

Como sociedad avanzada, debemos considerar normal este tipo de procesos, alguien dispara un oso, se equivoca, lo reconoce y debe pagar, si no ¿de qué tipo de legislación estamos hablando que con decir me equivoqué puedes evitarla?.

Sabemos que hay opiniones que dicen que lo podemos poner peor, porque ahora el que dispare a un oso en una cacería se callará, pero esto es básicamente lo que se viene haciendo en la Montaña Palentina a lo largo de la historia, por eso tenemos unos 25 osos y no los que deberíamos tener. Y también quien dice que ahora se empezará a disparar osos en las cacerías por venganza, esto supuestamente también se estaba haciendo, con decir después que no se sabía donde se había disparado ni a qué, arreglado, por eso tenemos unos 25 osos en lugar de 100. Pero no actuar pondría un precio muy bajo al oso en esta provincia.

El actual censo de osos en la Montaña Palentina demuestra, entre otras cosas, que no hemos sabido conservarlos tan bien como nos insisten reiteradamente, ni las gentes de la Montaña los “han cuidado” tan bien como aseguran (salvo honrosas y arriesgadas excepciones), ni mucho menos la Junta de Castilla y León. Hay que decirlo alto y claro, tenemos estos censos porque el oso ha resistido el maltrato y la catástrofe, si tan bien se hubiera hecho todo y tan bien se hubieran “cuidado” tendríamos muchos más, no seamos hipócritas!!!

Mientras tanto, el celador responsable del cuartel de caza donde se celebró la cacería, sigue a lo suyo, cazando donde quiere, cuando quiere y como quiere, una vez que los cazadores llegan a cazar, él es el dueño y señor, así nos luce el pelo.

Para otro artículo queda la vergonzosa actitud de la mayoría de los que participaron en el operativo y de los responsables técnicos de Palencia, pretendiendo dejarlo todo en agua de borrajas y, muchos de ellos con ignorancia supina, haciendo creer a pesar de los datos, que el oso siguió vivo y agradeció las cosquillas.




Visitantes conectados: 633