Cuidado con los comerciales del oligopolio eléctrico

Las compañías del oligopolio eléctrico llevan años volcadas en agresivas campañas puerta a puerta, con las que, aparentando competir por la atracción de nuevos clientes, obtienen nuevos ingresos a costa de los consumidores.

Rafa Montes, Plataforma por un nuevo modelo energético y Ecologistas en Acción. Revista El Ecologista nº 87.

Las compañías del oligopolio eléctrico llevan años volcadas en agresivas campañas puerta a puerta, con las que, aparentando competir por la atracción de nuevos clientes, obtienen nuevos ingresos a costa de los consumidores. Si hace años proponían la contratación del pack gas-electricidad argumentando ahorros que nunca se daban, ahora ofrecen supuestas mejores condiciones y precios con trucos, mentiras y trampas ante los que el ciudadano medio queda indefenso. Los vecinos que atienden a estos comerciales son sutilmente embaucados para firmar o aceptar por grabación de voz un aumento de potencia que no necesitan y un mantenimiento que no les corresponde, lo que se traduce en facturas más altas. Se trata de comerciales que cobran a comisión, que están bien aleccionados en el arte de la persuasión y en permanente coordinación y apoyo de terceros vía on-line [1].

Ante el abuso que están sufriendo los consumidores la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético y diversas asociaciones de consumidores y vecinales hemos lanzado la campaña de información y denuncia Cuidado con los comerciales del oligopolio eléctrico.

A tal efecto hemos publicado un bando ciudadano [2] para pegar en los portales de cada barrio, en el que denunciamos el abuso de las eléctricas, sugerimos a los vecinos que no atiendan a estos comerciales y les proponemos opciones con las que ahorrar de verdad en sus facturas, como:

  • Contratar el bono social a aquellos colectivos que tienen la posibilidad, como familias numerosas, pensionistas, personas en paro y contratos de menos de 3 kW de potencia (perfectamente satisfactorio para una familia media consciente), con el que se ahorrarían el 25% del término fijo de potencia, que ha subido considerablemente en esta legislatura.
  • Contratar una tarifa con Discriminación Horaria (tarifa 2.0 DHA), con la que durante 14 horas al día la electricidad es un 50% más barata.

Las empresas del oligopolio eléctrico español son monstruos ineficientes que sobreviven gracias a los tentáculos que han introducido desde tiempos del franquismo en la administración del Estado para que legisle en su interés. Entre otras, la delirante multitud de centrales de gas construidas –coincidiendo con un auge mundial de las renovables– y que están paradas en su mayor parte. Son los incrementos artificiales en el recibo de la luz los que les mantienen a flote.

La ciudadanía, y especial y paradójicamente las propias compañías eléctricas y los bancos, tienen mucho que agradecer a la resistencia popular frente a esas centrales de gas que desarrollaron gente tan magnífica como nuestro compañero Ladislao Martínez, pues les evitaron tener decenas de centrales más en su cuenta de pérdidas.