El Tribunal Constitucional evita sentenciar sobre el vertedero de Fresno de la Ribera

Sentencia del Tribunal Constitucional 269/2015

Por Sentencia de 17 de diciembre de 2015, publicada en el BOE de hoy, el Tribunal Constitucional ha inadmitido la cuestión de inconstitucionalidad planteada por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León contra la Ley 2/2008, de 17 de junio, de Declaración de Proyecto Regional para la instalación de un centro de tratamiento de residuos industriales no peligrosos en el término municipal de Fresno de la Ribera (Zamora). Dicha inadmisión se fundamente en un motivo formal, al entender el Alto Tribunal que el TSJ de Castilla y León elevó la cuestión después de aplicar la norma sobre cuya constitucionalidad dudaba.

De esta manera, el Tribunal Constitucional elude pronunciarse sobre el fondo de la cuestión, es decir sobre si el Grupo Popular en las Cortes de Castilla y León, comandado por su todavía portavoz y ex-Consejero de Medio Ambiente, Carlos Fernández Carriedo, buscó con esta Ley eludir la suspensión judicial de este vertedero ordenada en 2007 por el TSJ, lesionando el derecho a la tutela judicial efectiva de Ecologistas en Acción, que recurrió el permiso del vertedero. Así como si vulneró la legislación básica del Estado sobre medio ambiente, por no disponer de un Plan de Residuos que diera cobertura a esta instalación, por lo que representa un riesgo para los habitantes de la ribera del Duero zamorana por su emplazamiento aleatorio.

Otras causas de inconstitucionalidad que citaba el TSJ son la infracción del derecho a la participación, puesto que la Ley impugnada evitó someter el proyecto a información pública, y de la prohibición de la arbitrariedad, ya que los procuradores autonómicos ni siquiera sabían qué instalaciones estaban autorizando, beneficiando con su Ley de caso único a una empresa mercantil sin justificación para ese trato de favor.

En opinión de los Ecologistas en Acción, lo más grave del caso es esta infracción del principio constitucional de igualdad en la Ley, para beneficiar de nuevo a la constructora ACS, que ya obtuvo este trato de favor de las Cortes de Castilla y León en su vertedero de residuos industriales tóxicos de Santovenia de Pisuerga (Valladolid), en 2002. De hecho, el propio Tribunal Constitucional anuló en 2013 las leyes del vertedero de Santovenia y de la Ciudad del Medio Ambiente de Soria, en 2014 anuló la ley de Meseta Ski en Tordesillas (Valladolid) y en 2015 la ley para permitir la estación de esquí de San Glorio entre León y Palencia, por los mismos motivos que debería haber dejado sin efecto ahora la ley del vertedero de Fresno de la Ribera..

Por ello, los ecologistas consideran incoherente la actuación del Tribunal Constitucional, que por un defecto de forma evita anular una Ley manifiestamente inconstitucional, creándoles indefensión ante una actuación arbitraria del legislativo diseñada para pasar por encima del derecho fundamental a la tutela judicial, y a pesar de que como señala la sentencia “el Fiscal General del Estado interesa la estimación de la cuestión, por considerar que concurren varias de las vulneraciones constitucionales apreciadas por el órgano judicial”.

Por ello, Ecologistas en Acción se va a dirigir a todos los grupo parlamentarios de las Cortes de Castilla y León, para que siendo como son conscientes de que la ley del vertedero de Fresno de la Ribera es inconstitucional, la deroguen y permitan la libre fiscalización de los tribunales sobre esta actuación de la Administración. En el caso de que las Cortes no corrijan su atropello legislativo, los ecologistas valoran interesar el amparo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

El vertedero de residuos industriales de ACS en Fresno de la Ribera (Zamora), con una superficie de 12,7 hectáreas y una capacidad de 2,4 millones de toneladas de residuos, inició su actividad en el año 2010. Desde entonces y hasta 2014 ha recibido 133.200 toneladas de residuos, recuperando tan sólo un 6% de los mismos. Si localización, a 1.600 metros del casco urbano de Fresno de la Ribera, a menos de 2.000 metros del río Duero aguas arriba de la ciudad de Zamora y a 500 metros con respecto al arroyo Bebederos, afluente del anterior, comportan un riesgo ambiental inaceptable, en el caso de fuga de contaminantes hacia el exterior.