El espigón de Huelva, territorio comanche

Ecologistas en Acción de Huelva ha denunciado ante la Consejería de Medio Ambiente las obras de construcción de la nueva balsa de almacenamiento de los lodos tóxicos procedentes del dragado de la ría de Huelva. Procedimiento que se ha realizado sin la evaluación ambiental que era exigible, ante los impactos que genera e incluso se ha modificado levemente la ubicación de esta nueva balsa para eludir el

trámite de Autorización Ambiental al estar el proyecto inicial dentro de Zona de Especial Conservación de la Red Natura 2000 de la UE.

La construcción, que empezó el pasado otoño ha requerido la utilización de grandes cantidades de rocas, que están siendo transportadas por camiones que circulan a enormes velocidades a lo largo de la carretera que discurre por un Paraje Natural por el que existe un límite de 60 km./hora, que ha sido ampliamente rebasado con peligro para los usuarios que la utilizan y la fauna del paraje. Ninguna administración de las implicadas: Puerto de Huelva, Ayuntamiento y Consejería de Medio Ambiente han sido capaces de ordenar este tráfico que lleva meses.

Al mismo tiempo una de las balsas ya existentes ha sido transformada, elevándose en varios metros el talud perimetral de la misma sin ningún tipo de trámite ni información pública, doblando con ello la capacidad de almacenamiento de lodos. Una nueva demostración de dominio y autonomía plena de la Autoridad Portuaria de Huelva, que parece mandar en sus dominios, sin tener que rendir cuentas a nadie.

Cortes de tráfico durante varias horas al día, instalación de barreras cuyo uso aún no ha sido informado a las personas que lo utilizan: pescadores, excursionistas, bañistas, ornitólogos y amantes de este espacio, demuestran que este es un lugar en el que las leyes, normas y actitudes de una mínima educación y respeto, no hay quién las haga cumplir.

Todo ello se une al eterno problema de la limpieza en las orillas del espigón, que cada año vuelve a surgir y nunca acaba por resolverse.