Un PGOU condenado a su anulación

La Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Chiclana siguen interpretando erróneamente la tramitación ambiental del PGOU.

Ecologistas en Acción y la Asociación Medioambiental Toniza advirtieron al Ayuntamiento en noviembre pasado que el PGOU podría ser anulado por el Tribunal Supremo por no haberse sometido a la preceptiva Evaluación Ambiental Estratégica (EAE).

Las respuestas de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento indican que siguen
insistiendo en el grave error cometido, abocando al PGOU a una segura anulación.

En nuestro escrito advertíamos además al Ayuntamiento que si continuaban con
la tramitación y lo aprobaban podrían estar incurriendo en un delito de prevaricación.

Nuestros argumentos se basan en:

· El incumplimiento en el proceso de evaluación ambiental del PGOU de Chiclana de la DIRECTIVA 2001/42/CE de la Unión Europea relativa a la evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente, y de la LEY 9/2006, (estatal), que traspuso la mencionada Directiva.

· Que el Tribunal Supremo ha reiterado en varias sentencias – no sólo la de Marbella- la obligación de someter los planes urbanísticos aprobados con posterioridad al 21 de julio de 2006 a la EAE que regulan dicha directiva y ley, y no sólo a la normativa autonómica que ha pretendido aplicar la Junta de Andalucía con un mero Estudio de Impacto Ambiental (EIA). Estas sentencias han sido deliberadamente ignoradas por la Junta de Andalucía.

Hay una gran diferencia entre lo que la Junta dice que hay que aplicar a los planes urbanísticos y lo que dice la Directiva y la Ley estatal:

· La Junta sólo exige un EIA que elaboran los Ayuntamientos sin participación ciudadana previa alguna. Y tan solo lo somete a un proceso de información pública para que se aporten medidas correctoras a decisiones urbanísticas firmes tomadas con antelación.

· La normativa estatal y comunitaria exige un proceso previo de consultas para definir los objetivos, propuestas y proyectos a incluir en el plan, que deben estar perfectamente justificados. Además, exige el estudio de opciones alternativas a todas las propuestas incluidas, en este caso, en el PGOU, hecho que nunca se ha hecho hasta ahora.

La respuesta de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (CMAOT) a la consulta del Ayuntamiento tras nuestra denuncia no puede calificarse más que de delirante. Tras tres meses de deliberaciones, mandan un escrito con tres párrafos en el que le dicen al Ayuntamiento que puede optar por modificar una EAE inexistente o aprobar otra vez el PGOU analizando soluciones alternativas. ¡Y la Concejala de Urbanismo interpreta que las soluciones alternativas no son viables y que hay que aprobar otra vez el mismo PGOU! Junta y Ayuntamiento siguen sin querer enterarse de que antes de elaborar un PGOU hay que definir los objetivos y propuestas, demostrando su justificación y su viabilidad ambiental. Ayuntamiento y Junta intentan eludir este procedimiento porque saben que no pueden justificar la
recalificación de 33.996.970 m2 y la construcción de 17.190 nuevas viviendas, con unas previsiones de aumento de la población de más de 40.000 habitantes, cuando Chiclana está perdiendo población.

Para colmo, la CMAOT no ha contestado al recurso presentado por Ecologistas en Acción el pasado mes de octubre -sobrepasando los tres meses de plazo para resolverlo- en el que solicitaban se procediera al archivo de las actuaciones del PGOU de Chiclana y se iniciara un procedimiento de EAE en aplicación de la normativa estatal y comunitaria. El Ayuntamiento tampoco ha contestado al escrito que le dirigimos en noviembre, y ahora anuncia su disposición de seguir con la tramitación del PGOU, ignorando las normas legales y las sentencias del Tribunal Supremo.

Por tanto, Ecologistas en Acción y Toniza exigen que se inicie el procedimiento preceptivo de EAE del PGOU al que obliga la Directiva 2001/42/CE y la Ley 9/2006. Este procedimiento de EAE ha de ser previo a la redacción del PGOU, y tiene que plantear la posibilidad de que dicho plan, o parte de sus determinaciones, no se lleve a efecto. Es una actuación inicial, previa a la redacción de cualquier plan, no una resolución final que se pueda modificar al antojo del Ayuntamiento como pretende la CMAOT.

Los ecologistas advertimos que si se sigue con este PGOU sin someterlo previamente a la preceptiva EAE, lo recurriremos –ya lo hicimos una vez y lo
anularon los tribunales- con lo que se volvería al inicio de un nuevo PGOU, pero con la pérdida de los años que dure el procedimiento judicial, y todos los acuerdos y desarrollos que se deriven del PGOU serían nulos, con las enormes repercusiones que ello conllevaría.




Visitantes conectados: 329