Se vuelven a ocupar los terrenos del camping Las Nieves

Este año se cumplirá el veinte aniversario de la riada que arrasó el camping Las Nieves de Biescas, que causó 87 muertes. Desde ese momento, con el objetivo de “sacar del olvido y de la degradación la zona donde se ubicaba el camping” se han dado ideas y se ha comenzado a trabajar en proyectos para volver a ocupar esos terrenos, siendo una máxima de algunas administraciones como el ayuntamiento de Biescas. Esto es una evidente señal de que tanta muerte no ha servido para aprender una dura y trágica lección que nos trasmitió la naturaleza, por no respetar una de sus leyes, la de no ocupar el Dominio Público Hidráulico y las zonas de avenidas.

Después de siete años hablando de ello, la Comisión Provincial de Urbanismo ha dado el visto bueno, recientemente, a ubicar en esos mismos terrenos un campo de tiro con foso olímpico, promovido por el grupo de Montaña de Sabiñánigo.

Ecologistas en Acción, a través de su representante en el Consejo Provincial de Urbanismo de Huesca mostró su posición contraria al acuerdo adoptado por este órgano. A raíz de la documentación obrante en el expediente, nuestra posición se manifestó a través de un voto particular en los siguientes términos:

Sigue existiendo el riesgo de inundación catastrófica que causó la conocida tragedia del Camping de “las Nieves” de Biescas.

Las obras de corrección hidrológica llevadas a cabo en la zona no evitan en su totalidad la posibilidad de avenida turbulenta sobe las instalaciones que se pretenden ejecutar.

Cuando sucedió la inundación súbita del citado camping, ya existían sobre el barranco de Arás no menos de nueve muros hidrodinámicos proyectados para amortiguar y regular una más que probable avenida. Esos muros se mostraron insuficientes para la función que estaban proyectados y la falta de actuaciones de conservación y mantenimiento favorecieron y multiplicaron el efecto devastador de la riada.

El aporte de ingentes cantidades de tierra sobre los materiales que forman el cono de deyección final del barranco de Arás, para efectuar plantaciones de árboles y césped, han colmatado esos materiales, impidiendo la circulación subálvea que aliviaba una gran cantidad de flujo de las avenidas, amortiguando el efecto destructor. En la actualidad todo el caudal procedente de un fenómeno torrencial circulará por la superficie, lo que supone un aumento considerable del peligro potencial del mismo.

Por estas razones y por otras de distinta naturaleza vemos con preocupación la ejecución de este proyecto y nos reafirmamos en el voto negativo respecto al acuerdo tomado en el seno del Consejo Provincial de Urbanismo de Huesca, relativo a volver a ocupar el cono de deyección del barranco de Arás en Biescas.




Visitantes conectados: 387