La Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo: balance 2014-2015

¿Qué es una Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo?

Las CTMAU son definidas [1] como “órganos colegiados permanentes, de carácter deliberante y resolutorio, destinados a asegurar la coordinación administrativa y la participación social en la actividad urbanística y en el ámbito de aplicación de la normativa sobre prevención ambiental, en cada una de las provincias de Castilla y León”.

Entre sus funciones destacan:

  • Aprobar definitivamente los instrumentos de planeamiento urbanístico cuya aprobación corresponda a la Administración de la Comunidad en todos los municipios con población inferior a 5.000 habitantes, así como en los municipios con población comprendida entre 5.000 y 20.000 habitantes que no limiten con una capital de provincia.
  • Autorizar los usos excepcionales en suelo rústico, así como los usos de carácter provisional, cuando dicha autorización corresponda a la Administración de la Comunidad.
  • Formular la propuesta de resolución en los expedientes relativos a la instalación o a la ampliación o reforma sustancial de las actividades o instalaciones sometidas al régimen de autorización ambiental cuando, conforme a la Ley 11/2003, de 8 de abril, deban ser resueltos por la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León.

¿Quiénes se encuentran representados en las Comisiones Territoriales?

Las CTMAU cuentan con 22 miembros: 13 pertenecen a la administración, 4 representan a colegios a profesionales, 2 a los sindicatos, 1 a las organizaciones de protección ambiental. A éstos se añaden dos personas de “reconocido prestigio” (que nombra la Junta de Castilla y León). En definitiva, 13 de sus 22 miembros son nombrados por la Junta de Castilla y León.

¿Cuándo se incorporaron las asociaciones de defensa ambiental a la Comisión y a quién representan?

El ya citado Decreto 24/2013, de 27 de junio, que se regula las funciones, composición y funcionamiento de las Comisiones Territoriales de Medio Ambiente y Urbanismo contemplaba que formara parte de las Comisiones Provinciales un representante de las asociaciones y organizaciones no gubernamentales “que tengan por objeto la defensa del medio ambiente”, previa elección realizada por ellas mismas [2].

En el caso de Segovia, la representación ha sido ejercida por dos voluntarias pertenecientes a Ecologistas en Acción de Segovia, que han venido asistiendo a las reuniones mensuales de la Comisión a partir de octubre de 2013. Desde esta fecha, y con el apoyo de otras personas de Ecologistas en Acción de Segovia,, se ha desarrollado un intenso trabajo: análisis de los temas incluidos en el orden del día, participación en los debates, presentación de votos particulares, presentación de recursos…

Discrepancias más destacadas en materia de medio ambiente y urbanismo

La perspectiva de estos dos años largos de participación en la Comisión destacamos dos aspectos sobre los que se centran buena parte de las discrepancias con los análisis y propuestas realizados por la JCyL:

  • La autorización de usos excepcionales en suelo rústico: creemos que la Comisión abusa de las autorizaciones excepcionales en suelo rústico al utilizar el procedimiento como un procedimiento de autorización casi automático. Si está entre lo autorizable, se autoriza. Los autorizables no deben ser necesariamente autorizados. Nuestra posición: el suelo rústico sólo se puede utilizar cuando el uso que se pretende tiene un interés público superior al interés público de su conservación. No basta con que sea autorizable.
  • Planes urbanísticos: tradicionalmente la CTMAU ha venido aprobando de forma sistemática las propuestas presentadas por los municipios, salvo que se incluyeran vulneraciones muy evidentes de las normas: lo que un ayuntamiento proponía era “sagrado”, si no afectaba a los intereses de la Comunidad Autónoma, y era aceptado con independencia de que fuera realizable o lógico.

Actividad en los tribunales

En algunas ocasiones, desde Ecologistas en Acción de Segovia se ha optado por recurrir a los tribunales, ya sea para poner en cuestión alguna decisión de la Comisión, ya sea para defenderla frente a terceros:

  • Fresno de Cantespino: a raíz del recurso realizado por Ecologistas en Acción de Segovia, la sentencia judicial ha ordenado calificar como rústico protegido tres bolsas de suelo de elevado valor ecológico que quedaban sin protección en el nuevo plan urbanístico de ese municipio. Más información.
  • Carbonero el Mayor: a raíz del recurso de Ecologistas en Acción de Segovia, el tribunal ha acordado denegar una autorización de nave-almacén de materiales y maquinaria de construcción en suelo rústico. Más información.
  • Muñopedro: en este caso, la solicitud de construcción de una vivienda en suelo rústico fue Denegada por la CTMAU y objeto de recurso por los promotores. En este caso, Ecologistas en Acción de Segovia se ha personado en el contencioso junto a la Junta de Castilla y León. Se encuentra pendiente de sentencia.

Puntos débiles & aspectos a mejorar

Estos dos años largos de trabajo intenso nos han permitido identificar algunos puntos débiles en el trabajo desarrollado por la Comisión. Destacamos los siguientes:

  • Función deliberativa: en el funcionamiento de la Comisión hay una tendencia a dar por buenas las propuestas de resolución presentadas por la ponencia técnica, sin objeción alguna. Una parte de los miembros adopta una posición pasiva ante muchos de los temas tratados.
  • Seguimiento: una vez otorga las autorizaciones pertinentes, la CTMAU se desentiende de los temas. No hay actividad inspectora, que queda en mano de los alcaldes. Sin embargo, a comisión tiene funciones inspectoras que raramente ejerce.
  • Desequilibrio urbanismo – medio ambiente: la composición de las Comisiones se encuentra desequilibrada hacia los temas de urbanismo, teniendo un escaso peso su componente ambiental [3]. La desregulación que se ha producido en temas ambientales [4] lleva consigo que, en algunas reuniones mensuales, entre las decenas de cuestiones que forman parte del orden del día, no haya ningún tema ambiental, senso stricto.
  • Integración medio ambiente – urbanismo: En las propuestas técnicas presentadas a la Comisión, no se aprecia una auténtica integración entre las perspectivas ambiental y urbanística para construir una política integrada de sostenibilidad. Por ejemplo, el suelo rústico no es percibido como un valor ambiental; a modo de ejemplo, desde el Servicio de Medio Ambiente se vela por la protección de elementos concretos (como cañadas, lagunas, masas forestales…), pero no se plantea de forma sistemática la componente ambiental.

Afortunadamente, las nuevas leyes urbanísticas han introducido una cierta racionalidad en las decisiones públicas. Por ejemplo, ahora hay que justificar la necesidad de los nuevos desarrollos de viviendas que se proponen y hay que justificar la colindancia de los nuevos suelos urbanizables con el espacio urbano) y la Comisión ha empezado a aplicarlas recientemente, pero aún de manera bastante laxa.

Balance global

A pesar de las discrepancias y puntos débiles que hemos señalado, desde Ecologistas en Acción de Segovia hacemos un balance global positivo de nuestra participación en la CTMAU, destacando:

  • Función de contrapeso: la participación de las organizaciones de defensa ambiental sirve como un contrapeso a la presión desarrollista ejercida por los promotores privados y sectores de la administración.
  • Función de control: las representantes ecologistas han ejercido una función de control en el cumplimiento de la legalidad, defendiendo interpretaciones más exigentes de la ley.
  • Función deliberativa: la incorporación de una voz independiente y activa a la CTMAU ha permitido reforzar la función deliberativa para la que fue concebida.
  • Función pedagógica: muy relacionado con lo anterior, los debates que se plantean en el seno de la Comisión resultan más enriquecedores, al aportarse una sensibilidad nueva y nuevos criterios. Se manejan nuevas perspectivas y argumentos de los cuales todos pueden beneficiarse.
  • Acceso a la información: los miembros de la CTMAU tienen acceso a todos los expedientes, un derecho plenamente asegurado, en el caso de Segovia, por el Servicio Territorial de Fomento y Medio Ambiente. Un mejor acceso a la información facilita la labor de control social [5].
  • Nuevas decisiones: en algunos casos, las aportaciones ecologistas han sido asumidas por la mayoría, dando lugar a un replanteamiento de las decisiones de la CTMAU. Un ejemplo reciente: en la Declaración de Impacto Ambiental relativa al cerramiento cinegético en la finca Lastras de La Lama (Monterrubio), se han añadido condiciones esenciales: todos los caminos municipales (una decena) deben permanecer abiertos (en la propuesta inicial sólo se contemplaba una entrada).

En definitiva, creemos que la participación de las representantes de las organizaciones de defensa ambiental ha aportado a la CTMAU una mayor riqueza de perspectivas, más debate interno, más rigor y control social sobre las decisiones. Quedan pendientes, en todo caso, importantes retos para mejorar la imprescindible labor de este órgano colegiado.




Visitantes conectados: 564