Siguen vigentes los recortes presupuestarios para medio ambiente en Castilla-La Mancha

Próximo a celebrarse el debate de presupuestos de Castilla-La Mancha para 2016, las cifras no arrojan buena noticias para el medio ambiente, ya que esta materia no va a notar ni el cambio de Gobierno ni, si no se muestra otra cosa en las Cortes, de mayorías parlamentarias.

Como señala la memoria de la sección de agricultura y medio ambiente “dada la actual coyuntura económica, la dotación presupuestaria destinada a la política medioambiental se mantendrá en 2016 respecto a 2015”.

Esta corta y lapidaria frase resume toda la apuesta económica que el Gobierno de García Page parece estar dispuesto a asumir en 2016 para dinamizar el sector medioambiental en Castilla-La Mancha. Un sector que se supone ha de impulsar políticas sostenibles de desarrollo económico y dar protección y cobertura a uno de los mayores activos de la región, su rico patrimonio natural y medioambiental.

Tras recuperarse ligeramente en 2015 el presupuesto de medio ambiente en coincidencia con la cita electoral, en 2016 el gasto y la inversión vuelven a descender un 2,8 %, manteniéndose un nivel de recortes cercano al 45% respecto a 2010, último año de referencia anterior a la crisis.

Con apenas 107,8 millones de € para 2016, el medio ambiente queda relegado a una pequeña parcelita del 7,8% del total de los presupuestos, siendo cada vez menor la proporción de fondos dedicados a los programas medioambientales en el total del presupuesto.

Estos recortes son más acuciantes en algunos casos, ya que el maltrato presupuestario no es igual en todas las partidas. Si el descenso general es grande, la situación en la que quedan determinadas actuaciones y programas esenciales para el medio ambiente y el desarrollo rural es dramática. Con las nuevas previsiones para 2016, la Consejería de Agricultura y el Gobierno Regional de Castilla-La Mancha vuelve a dejar al medio rural desatendido, sin inversiones para facilitar la protección y el uso público del medio natural y de los espacios naturales.

Resulta ridícula la partida destinada a divulgación y educación ambiental. Apenas 10.000 euros se invertirán en monitores medioambientales y nada en promover el ecoturismo, cuando en contraste se emplearán 92.000 para promocionar el turismo cinegético.

También continúa la tijera en actuaciones concretas de mejora forestal en la Red Natura 2000, de conservación de especies amenazadas o en inversiones en esta materia. Un 60% menos de inversión desde 2010.

El uso público en los espacios naturales seguirá en precario, ya que como en años anteriores los 24 centros de información e interpretación, esenciales para atraer visitantes a zonas rurales, apenas funcionarán 2 o 3 meses al año.

Los centros de recuperación de fauna seguirán infradotados, sin suficientes veterinarios especializados, y sin espacio ni alimento para no tener que sacrificar muchos animales que podían ser recuperables.

En estas condiciones, desde Ecologistas en Acción denunciamos la falta de fondos a la que condena el Gobierno Regional al medio ambiente, cuando debía ser una de las prioridades en una región como la nuestra, en la que el medio rural y el natural están tan vinculados y en la que la naturaleza es, sin duda, uno de los recursos más valiosos de todos. Se sigue dando un creciente deterioro del medio ambiente y de las infraestructuras ambientales existentes, y se han perdido muchos puestos de trabajo. Así, la falta de atención por parte de la administración regional impide recuperar empleo e inversiones absolutamente necesarios.




Visitantes conectados: 285