Abandono de las vias pecuarias: Cañada de Espera

Parece que se habrían labrado y plantado de olivar un sector de dicha cañada con la próxima intención, al parecer, de construir un vallado e incorporar así a las fincas, un suelo que, a nuestro entender, es público.

Miembros de esta asociación hemos visitado recientemente el lugar referido, que se corresponde a un tramo de 600 metros de la mencionada cañada, a partir del entronque de la misma con la margen derecha de la carretera CA 4011 que une Gibalbín con Las Cabezas, entre los puntos kilométricos 20 y 21 de la misma.

A través del documento denominado Clasificación de las Vías Pecuarias Término municipal de Jerez 1948, elaborado en su día por el Ayuntamiento de Jerez, hemos podido conocer que la anchura de la Cañada de Espera es de 53,50 m. Tras una visita al lugar, y después de recorrer el sector comprendido entre Gibalbín y las lagunas de Espera, hemos podido comprobar que en muy pocos tramos se mantiene esta anchura aunque en algunos de ellos se ha respetado una franja de unos 30 m, contando la anchura de la cañada (reducida a un carril en muchos lugares) y los márgenes cubiertos de vegetación y monte bajo.

Sin embargo, en el tramo denunciado, que como se ha dicho comprende unos 600 metros desde la carretera, la anchura media del carril (al que ha quedado reducido la Cañada) oscila entre 5 y 3,5 metros, habiéndose roturado y plantado de olivos los márgenes de ambos lados de la cañada en los que, al parecer, se desmontó en su día la vegetación natural.

La distancia media entre los olivos situados a ambos lados de la cañada no es menor de 23 metros, y en algunos tramos se han plantado olivos a tan sólo 7 metros del borde de la cañada/carril, en el margen derecho y a 3 metros en el izquierdo. Es decir, en todo caso, dentro de la franja de 53,50 metros que debiera conservar dicha Cañada.

Por si fuera poco, en la margen derecha de su primer tramo se instaló hace unos años una valla (en terrenos que presumiblemente forman parte de la Cañada) y que al parecer, según hemos tenido conocimiento, se pretende ampliar a ambos lados de la misma ocupando (o más bien usurpando) una vía pública que, algo más de 500 m adelante, mantiene una anchura no inferior a 30 m. y en la que se ha respetado la vegetación natural de los márgenes.

Es de esperar que la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente compruebe la veracidad de los hechos que se le han denunciado por escrito y, en su caso, obligue a quienes han ocupado este tramo de la Cañada de Espera a que la devuelva a su anchura original. De la misma manera le pedimos que no permita la construcción del vallado que reduciría a unos pocos metros el ancho legal de esta Vía Pecuaria.




Visitantes conectados: 731