Celebrada nuestra asamblea provincial en Bonares

Representantes de todas las comarcas de la provincia asistieron a la asamblea provincial de Ecologistas en Acción de Huelva, celebrada este fin de semana en Bonares, que contó con la presencia y el saludo de bienvenida a cargo del alcalde de la localidad.

La asamblea ecologista se inició con una puesta en común reflexiva de las actividades realizadas por los diversos grupos desde el último encuentro provincial. Tras tratar de diversos temas relacionados con la problemática ambiental de Huelva, se establecieron criterios para la intervención en algunos de ellos, entre los que se puede destacar la necesidad de abordar la situación de vertidos de aguas residuales, que afectan a numerosos puntos de la provincia. También la contaminación por pesticidas y en especial la necesidad de acabar con el uso habitual de herbicidas como los glifosatos, se planteó como uno de los objetivos de la acción ecologista para este año. La prevención y control del impacto de los vertidos mineros, la lucha por el cierre del vertedero de Nerva, y la contaminación industrial en Huelva, simbolizada especialmente por las balsas de fosfoyesos, seguirán formando parte de la agenda ecologista.

La representación ecologista constató también la necesidad de acciones para lograr mitigar el cambio climático y abordar con sensatez la adaptación a los impactos ya originados, presentes en ríos, humedales y costas, así como en la conservación del patrimonio natural, especialmente del bosque mediterráneo y sus ecosistemas de dehesa, seriamente amenazados en la actualidad también por las continuas transformaciones y cambios de uso para la agroindustria. En este sentido, la asamblea aprobó una resolución contraria al proyecto del ley del trasvase de 19, 9 Hm3 recientemente planteado por el PSOE en el Parlamento de Andalucía.

Tras hacer un repaso de la situación de los diferentes espacios protegidos, constatando las carencias y dificultades de participación en su gestión, la asamblea se cerró con un punto de información y conocimiento sobre el modelo energético, la factura de electricidad y la necesidad de desengancharse del oligopolio eléctrico, apoyando las energías renovables.

Resolución aprobada por la asamblea provincial de Huelva.

Ecologistas en Acción considera que el proyecto de Ley presentado por el PSOE y apoyado por PP y Ciudadanos para trasvasar 19,9 Hm3 a los negocios de agricultura intensiva de la comarca de Doñana contribuirá a una mayor degradación del entorno del espacio protegido y a la insostenibilidad de ríos y humedales del Bajo Guadiana.

La asamblea de Ecologistas en Acción de Huelva reitera su oposición a este trasvase que agrava los problemas ambientales tanto en la cuenca receptora, la del Guadalquivir, como en la cuenca donante, la del Guadiana y considera un engaño que el agua pueda proceder de las cuencas del Odiel, Piedras, ya que estos ríos cuentan con escaso recursos propios y además presentan una mala condición de calidad de sus masas de agua, contaminadas por vertidos procedentes de antiguas explotaciones mineras, cuya reapertura , además no para de anunciarse.

Consideramos que no se puede hacer política de aguas únicamente en función de la industria agrícola, como se pretende con este proyecto de ley y con los continuas transformaciones de suelo, tanto en la comarca del Condado como en el Andévalo, que están destruyendo el bosque mediterráneo de nuestra provincia, que debería ser la bases de la sostenibilidad de vida natural y de las actividades productivas de nuestro territorio.

Ecologistas en Acción denuncia que tanto los trasvases como las transformaciones de suelo forestal y ganadero en fincas de regadío con cultivos de cítricos y otros frutos son insostenibles, máxime cuando tenemos que afrontar la adaptación de nuestros recursos naturales a los problemas de cambio climático y solo responden a intereses especulativos sostenidos políticamente por la caza del voto, anclada en la vieja tradición caciquil.

Por ello, desde el movimiento ecologista hacemos un llamamiento a la responsabilidad política y a la recuperación del bosque mediterráneo , sostén de actividades agrícolas y ganaderas respetuosas con el entorno natural y base de un mundo rural en riesgo de desaparición ante el acoso continuo de la especulación con el campo.