Denuncian ante la Fiscalía a Endesa por la tala en el Parque Infanta Elena

Denuncia por tala en el Parque Infanta Elena

Ecologistas en Acción ha puesto en conocimiento de la Fiscalía de Medio Ambiente la denuncia contra Endesa, por un posible delito de daños en bienes de dominio o uso público del artículo 263.4º del Código Penal, a causa de la tala sin autorización de 283 árboles en el Parque Infanta Elena, en Sevilla Este, realizada el pasado verano.

Ecologistas en Acción ya presentó una denuncia ante el Ayuntamiento de Sevilla por los mismos hechos, abriendo este último expediente sancionador contra Endesa por la tala ilegal.

Como se recordará, el pasado mes de junio de 2015 se procedió a la tala masiva de árboles, mayoritariamente sin autorización, en el Parque Infanta Elena de Sevilla. La tala causó preocupación entre los vecinos de la zona de Sevilla Este, puesto que significó una agresión importante al parque en el peor momento, la época de calor estival.

Tras consultar el expediente administrativo, Ecologistas en Acción constató que la tala fue una iniciativa de la compañía Endesa, que planteaba como justificación la supuesta interacción del arbolado con el tendido eléctrico que atraviesa el Parque, otro tema de salud pública que también preocupa a la ciudadanía. Dicha tala fue comprobada in situ por miembros de Ecologistas en Acción y vecinos de la zona, y se contabilizó la eliminación de, al menos, 410 árboles, principalmente pinos y cipreses.

Sin embargo, una parte importante de esta tala se realizó sin autorización previa. Tras consultar el expediente, constatamos que el Ayuntamiento de Sevilla autorizó la tala de 127 árboles a petición de Endesa. Es decir, de los 410 árboles cortados, 283 no contaban con autorización para ser talados. Por tanto no tenían licencia de obra, ni tenían autorización para ser cortados, siendo propiedad del Ayuntamiento de Sevilla, e incumpliendo el artículo 9.3.10 de Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Sevilla.

Ecologistas en Acción ha realizado una valoración económica de la tala según la norma “Granada”, tasando el coste de los árboles talados en un total de 407.302,82 euros. La tala de los 127 árboles autorizados por el Ayuntamiento (109 pinos y 18 cipreses) asciende a 121.687.9 euros, mientras que los 283 árboles talados sin autorización suma un total de 285.614,92 euros, suponiendo que todos los árboles cortados ilegalmente pertenecieran a la especie mayoritaria en el parque.

A pesar de la justificación de la tala en el mal estado del arbolado, por parte incluso del Ayuntamiento, ha quedado demostrado que el argumento es totalmente falso y que los árboles, principalmente pinos y cipreses, estaban en perfecto estado fitosanitario. En resumen, fueron eliminados, sin contemplaciones, todos los árboles que la empresa Endesa consideró oportuno sin más criterio que ahorrarse las preceptivas podas de mantenimiento. Un tendido eléctrico que, por otra parte, debería ser subterráneo según el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Sevilla, vigente desde 2006.

El PGOU establece que las líneas de alta tensión que discurren por suelos urbanos consolidados, como es el caso del parque Infanta Elena (véase el Plano de Ordenación Estructural "o.e.01", de Clasificación y Categorías del Suelo Urbano y Urbanizable), han de pasar a ser subterráneas. Es más, las líneas que pasan sobre este parque se señalan expresamente como de obligado soterramiento (véase el Plano de Ordenación General "o.g.04", de Infraestructuras básicas: energía y residuos).