Las Cortes de Aragón debaten medidas contra los contaminantes hormonales

A instancia de colectivos sociales [1], las Cortes de Aragón debatirán en su pleno de mañana sendas proposiciones no de ley para tomar medidas contra los contaminantes hormonales, entre ellas reducir su exposición a la población.

La propuesta, presentada por las organizaciones abajo firmantes (ambientales, sindicales, vecinales, de consumidores etc.), solicita al Gobierno de Aragón que desarrolle un plan con medidas concretas para reducir la exposición de la población y el medio ambiente a los contaminantes hormonales.

La campaña, que sus promotores dirigieron a todos los grupos de la cámara, ha encontrado eco por el momento en las mociones presentadas desde los grupos parlamentarios de Podemos e IU (GP Mixto).

Los contaminantes hormonales o disruptores endocrinos interfieren con nuestro sistema endocrino y son sospechosos de causar daños en la salud como pérdida de fertilidad, problemas en el desarrollo infantil, daños en el sistema inmune y neuronal, obesidad y cánceres en órganos dependientes de las hormonas, como testículos, ovarios, mama, próstata y tiroides.

A pesar de su peligrosidad, estas sustancias se encuentran a nuestro alrededor en los ingredientes de productos habituales tales como plásticos –en contacto con alimentos en el caso de los tuppers–, en cosméticos, como cremas o perfumes, en productos de limpieza personal y del hogar, en ropa o en material informático, por citar algunos. También se encuentran en algunos plaguicidas y biocidas.

Con la aprobación de esta proposición no de ley, Aragón se sumaría a La Rioja en la adopción de medidas para proteger a su población frente a estos contaminantes, considerados un riesgo global por la Organización Mundial de la Salud y el programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Entre las medidas propuestas a debate figuran:

  • Evitar el uso de plaguicidas en espacios públicos.
  • Fomentar el consumo de alimentos orgánicos en guarderías, comedores escolares, residencias y centros hospitalarios.
  • Informar y formar a sanitarios, educadores y periodistas (para que ellos a su vez lo transmitan a la ciudadanía) sobre los riesgos de los contaminantes hormonales, sobre las principales fuentes de exposición de la población y sobre cómo reducir esta exposición.
  • Promover el uso de productos limpios a través de contratas y compras públicas.
  • Reducir el tránsito de automóviles.



Visitantes conectados: 444