Agricultura confirma que desconoce los transgénicos de la provincia

La Consejería de Agricultura ha contestado por fín (tras una queja ante la Defensora del Pueblo de Castilla-La Mancha por silencio administrativo a nuestra petición del 29-11-04), al escrito que desde Ecologistas en Acción de Guadalajara, se le demandaba información sobre el número de hectáreas cultivadas de transgénicos.

La respuesta demuestra el descontrol sobre la producción de maíz transgénico en nuestra provincia, y los riesgos para el ecosistema, la agricultura convencional y la salud de las personas.

Ecologistas en Acción de Guadalajara ha podido comprobar la pasividad, el descontrol y la incompetencia de Agricultura al ser incapaz de tener registrados los datos referentes a superficie cultivada con semillas transgénicas. La Consejería reconoce que tiene los datos de las semillas transgénicas que se distribuyen en los distintos puntos en nuestra provincia, pero no tiene conocimiento de los municipios en los que se siembran ni en que superficie.

Esto supone un alto riesgo de contaminación a otros cultivos convencionales, asi como a otras especies vegetales, además de los daños al reino animal (de todos estos riesgos existen estudios científicos y casos, sobre todo en EE.UU y Argentina).

Independientemente de la legislación que se está elaborando a nivel nacional sobre coexistencia de cultivos agrícolas, Ecologistas en Acción de Guadalajara, considera que las Consejerías de Agricultura y/ o Medio Ambiente, deberían llevar a cabo un riguroso control de estas semillas, que en la actualidad, en nuestro país, supuestamente deberían dedicarse a la investigación, no al cultivo para su comercialización. Evidentemente, dada la situación de descontrol por parte de la administración regional, podríamos llegar a sospechar que las empresas de biotecnología como Pioner y Monsanto, estén cultivando maíz transgénico en nuestra provincia y lo introduzcan en la cadena alimentaria sin ningún control.

Debido a esta situación, solicitamos a la Consejería de Agricultura y a la de Medio Ambiente y Desarrollo Rural un control exhaustivo para verificar la superficie que se cultiva de especies transgénicas en nuestra provincia, los lugares y un seguimiento a través de los impresos para obtener las ayudas de la PAC, que en la actualidad evitan poder controlar estos datos.