Minería tierras raras: empresas concesionarias han incumplido las autorizaciones

La plataforma ciudadana ’Sí a la Tierra Viva’, en la que participa Ecologistas en Acción, solicita a los ayuntamientos afectados por los proyectos de minería de ’tierras raras’ en Castilla-La Mancha que se dirijan formalmente a la Junta para reclamar que proceda a caducar las autorizaciones solicitadas para llevar a cabo estas actividades, ya que las empresas concesionarias han incumplido las condiciones que tienen por Ley para la tramitación de todos los permisos e informes necesarios. La propia Junta de Castilla-La Mancha también puede tomar ya esta decisión de ’motu proprio’, demostrando así a la ciudadanía su interés por actuar para parar estos proyectos heredados del PP.

’Sí a la Tierra Viva’ llama la atención sobre el hecho de que este incumplimiento de los debidos requisitos legales se ha producido aún cuando la Junta (por entonces bajo el gobierno del PP) otorgó las máximas facilidades a las empresas mineras, al exonerarlas de la necesidad de obtener informes ambientales para los permisos de investigación.

Estas actividades mineras de ’tierras raras’ afectan a 27.500 hectáreas y requerirían del aporte de entre 300.000 y 500.000 toneladas de agua, en los términos municipales de Navas de Estena, Valdepeñas, Moral de Calatrava, Alhambra, San Carlos del Valle, Membrilla, Manzanares, Santa Cruz de Mudela, Torrenueva y Torre de Juan Abad.

Se trata de un área de alto valor ecológico y agrícola, no en vano su actividad está reconocida por la Denominación de Origen del Vino de Valdepeñas, la D.O. del Aceite de Oliva del Campo de Montiel y la D.O. del Queso Manchego, que ya han advertido del peligro que tendrá para sus actividades.

La Confederación Hidrográfica del Guadiana también se ha negado a desviar agua de abastecimiento humano o de uso agrícola para las actividades mineras.

Águila imperial

La zona donde se va realizar el proyecto se encuentra incluida como Zona de dispersión de águila imperial, conforme al plan de recuperación aprobado por Decreto 275/2003, de 9 de septiembre y que declara zonas sensibles las áreas críticas para la supervivencia de estas especies en Castilla La Mancha.

La ubicación de los trabajos de extracción se encuentran a 0,9 km y 1,3 km de la ZEPA "Áreas de esteparias del Campo de Montiel" (ES0000158), por lo que antes de todo es preceptivo evaluar expresamente las posibles afecciones que puede producir el proyecto sobre esta especie en peligro de extinción, sus presas y su hábitat.

Conforme al Plan de Recuperación de la especie, y a efectos prácticos, debe considerarse la zona como ’área crítica’ para el águila imperial ibérica dado que es territorio de cría de esta especie.

Lince ibérico

El área afectada es rica en especies de caza menor, y muy especialmente el conejo de monte. No en vano algunos de los ejemplares del proyecto de reintroducción del lince ibérico han campeado por la zona donde se pretende desarrollar la explotación minera. Conviene señalar que este proyecto en el cual participa la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, puede verse seriamente afectado por la explotación minera

En resumen, la zona de actuación tiene una gran importancia para la reproducción y dispersión del águila imperial ibérica y para la dispersión del águila perdicera Hieraaetus fasciatus, debido a la presencia de hábitats favorables para estas especies y una gran abundancia de sus principales especies presa, sobre todo, de conejo Oryctolagus cuniculus, así como para especies de aves de ámbito estepario como el sisón Tetrax tetrax, la ganga común Pterocles alchata y ortega Pterocles orientalis, todas ellas incluidas en el Catálogo Español de Especies Amenazadas

¿Qué es la minería de ’tierras raras’?

La denominada minería de ’tierras raras’ está considerada como muy contaminante. Hay precedentes como la región de Baotou en China, donde los habitantes de la zona han tenido que ser evacuados por los serias consecuencias de las minas sobre la salud; o de Mountain Pass en Estados Unidos donde hubo una fuga de agua radioactiva.

Los proyectos mineros de ’tierras raras’ generan graves peligros por contaminación de aguas, ruidos, polvo, contaminación lumínica, destrucción del entorno agrícola y natural, etc.

Desde 2013 (con el gobierno del PP) se han otorgado 10 permisos de investigación minera en Ciudad Real para determinar la concentración de ’tierras raras’, en concreto de mineral de monacita, y poder explotarlas. Estos permisos afectan, hasta el momento, a cuatro de las cinco comarcas de la provincia, La Mancha, Los Montes de Toledo, Campo de Calatrava y Campo de Montiel.

Los vecinos y propietarios de los terrenos afectados tienen derecho a saber que, en virtud de la Ley de Minas de 1973, sus propiedades pueden ser expropiables automáticamente por el periodo en que se lleve a cabo la actividad minera. Por lo tanto, los propietarios sólo tienen derecho a negociar con la empresa un precio de mercado o el “justi precio” de la expropiación.

A todo ello hay que sumar que la fiscalidad de la actividad minera es del 1% para el Estado, nada para los municipios y nada para la comunidad autónoma.