Limpieza en el refugio de fauna del embalse de Castrejón

Tras una larga jornada de trabajo y compañerismo, un equipo de activistas de Ecologistas en Acción y de la Plataforma de Defensa del Tajo de Toledo junto con agentes medioambientales de la Dirección Provincial de Toledo han dejado limpio de basuras más de un kilómetro de espigón dentro del refugio de fauna y vedado de pesca del embalse de Castrejón.

A lo largo del día de ayer y durante 10 horas de intensa actividad dieciséis participantes más dos agentes medioambientales consiguieron retirar 8.000 litros de basura variada y más de 1200 botellas de vidrio que se habían acumulado en una zona frecuentada por pescadores desde hace años y que ahora empieza a recuperarse tras la declaración de un vedado de pesca y el impulso de una serie de medidas de vigilancia, señalización y restauración ambiental.

Entre los restos eliminados había sobre todo latas y botellas, pero también muchos utensilios propios de la pesca, como cañas, señuelos y sedales. Estos últimos han causado muchos daños a la avifauna protegida del lugar, ya que se enredan en los cuerpos de las aves causándoles graves heridas y muchas veces la muerte.

También ha aparecido mucho papel de aluminio e infinidad de bolsas, cuyos restos disgregados tienen contaminadas tanto las orillas como las aguas del embalse.

Es una verdadera lástima que este espacio haya sufrido el olvido de las administraciones y se haya estado mirando hacia otro lado ante el grave problema que ocasionaba la pesca en lugar tan sensible. Confiamos que ahora se aprecie el valor de todas las medidas y acciones que se están llevando a cabo y que se mantengan en el tiempo.

Hay muchos sitios donde pescar en la provincia y muy pocos espacios protegidos, por lo que preservarlos de determinadas actividades como la pesca descontrolada no representa ningún impacto y sí una medida lógica de protección.

Ecologistas en Acción y la Plataforma se congratulan del éxito de la actividad que ha permitido dejar limpia de residuos sólidos una amplia zona de uno de los pocos espacios naturales protegidos asociados al Tajo. Pero recuerdan que falta la parte que no se ve, recuperar la calidad de las aguas, que en este punto de la cuenca acumulan la máxima contaminación.