Autovía Ponferrada-Orense: inaceptable impacto ambiental y despilfarro

Tras la propuesta del PP en las Cortes de Castilla y León de acelerar la construcción de la autovía A-76 Ponferrada-Orense, apoyada por PSOE y Ciudadanos, Ecologistas en Acción lamenta la priorización de un proyecto que considera innecesario, más aún en un contexto de recortes en materia de educación y sanidad, tales como el cierre de camas y las largas listas de espera en el Hospital del Bierzo, o el desamparo a los enfermos de Hepatitis C en Galicia.

Según los datos oficiales del tráfico de vehículos procedentes del Ministerio de Fomento se pone de manifiesto la falta total y absoluta de justificación del proyecto de Autovía A-76. En base a estos datos comprobamos que ninguno de los tramos del trazado entre Orense y Ponferrada soporta el tráfico mínimo necesario para proyectar un desdoblamiento de la calzada. Los datos se refieren a la Intensidad Media Diaria, medida en vehículos día (IMD) del Ministerio de Fomento, disponibles públicamente.

La cantidad de tráfico recomendada por la Unión Europea para realizar un desdoblamiento de carretera de dos a cuatro carriles es de entre 10.000 a 15.000 vehículos diarios.

Para los tramos situados entre los 5.000 a 10.000 vehículos diarios, la recomendación es que dispongan de accesos controlados a distinto nivel como en las carreteras conocidas como vías rápidas

En base a estos datos comprobamos que los únicos tramos que de manera sostenida (varios años seguidos) mantienen una media de vehículos diarios claramente superior a los 5000 son: en la entrada al Barco de Valdeorras, de entre 7.000 a 8.000 vehículos; y en la entrada de la Autovía del Noroeste en Villafranca del Bierzo, con 6.000 a 7.000.

El coste económico de la construcción y desdoblamiento en autovías es muy notable pudiendo oscilar entre 3 y 8 millones de euros según sea el terreno más montañoso o accidentado, mientras que los nuevos tramos de autovía oscilan entre 5-12 millones de euros por kilómetro.

El trazado previsto para la A-76 sería de unos 125 Km, la mayoría desdoblamientos, pasando por terrenos muy accidentados con numerosos túneles y viaductos. Si realizamos un cálculo las cifras son desorbitadas, inaceptables en el contexto actual de desmantelamiento de servicios públicos básicos como sanidad y educación.

No son menos importantes las afecciones medioambientales: el tramo que conecta con Biobra atravesaría el parque natural de la Serra da Enciña da Lastra, que limita el Bierzo con Valdeorras, zona ZEPA (zona de especial protección para las aves) que alberga la mayor concentración de aves nidificantes de Galicia, donde convergen además vegetación singular y flora protegida, junto a sotos de castaños de los pueblos vecinos.

Tal y como ha denunciado la Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galicia (Adega), también se causará gran impacto ambiental en la Ribeira Sacra, Patrimonio de la Humanidad. Además, Adega ha constatado la falta de estudios sobre la pérdida de puestos de trabajo en el sector comercio y servicios de los pueblos afectados por la construcción de la autovía.

Es por ello que solicitamos la paralización del proyecto de la A-76 y que el presupuesto se limite a las obras de conservación y mejora de la actual carretera de conexión, la N-120.