Bandera azul... pero no transparente

El 5 de mayo se anunciaron las banderas azules en España. En Melilla este año “le toca” a todo el conjunto Los Cárabos - Hipódromo - La Hípica y “no le toca” al Puerto Noray.

La bandera azul pretende ser un galardón de excelencia otorgado a una playa natural, impecablemente limpia, con auditorías medioambientales y con buenos servicios para el ciudadano; desgraciadamente estos criterios, salvo el de servicios, están muy lejos de cumplirse en nuestras playas.

Basten algunos ejemplos sacados del propio programa de Banderas Azules:

“En el control de los parámetros físico-químicos del agua de baño se especifica que debe existir ausencia de de contaminación flotante como plásticos, botellas, vidrios, contenedores y cualquier otra sustancia”: Todos sabemos la suciedad que flota en el agua de todo nuestro litoral cuando hay algo de levante. Además, de un tiempo acá la proliferación de cristales procedentes de botellas de cerveza ha aumentado tanto que , hoy por hoy, es peligroso correr por la playa. Las botellas de vidrio llegan a formar auténticos cúmulos en el fondo cercano a la orilla de la Hípica. Tenemos un grave problema con los cristales en nuestras playas.

También hay que destacar el incivismo de algunos melillenses; así, junto al contenedor que hay en la base del espigón del hipódromo se acumulan las latas y botellas. Cuesta trabajo, por lo visto, abrir la tapa y depositar los envases. Lo mismo ocurre a todo lo largo del dique sur.

“Debe haber ausencia de vertidos o de basura que puedan afectar a la playa o su entorno”. El río de Oro es objeto de numerosos vertidos de escombros y basura por parte algunos melillenses. Esto, unido a las basuras que vienen de Marruecos lo convierten en un enorme foco de contaminación para la playa y su entorno. Nuestros gestores no mueven un dedo por solucionar este problema. “Debe haber un Comité de Gestión de la Playa constituido por autoridades locales, sector hotelero, ONG, socorristas y trabajadores de educación medioambiental. Este comité estaría encargado de hacer auditorías ambientales”. Lo dijimos hace varios años y seguimos sin saber nada del comité ni, por supuesto, de la gestión medioambiental.

Entonces ¿por qué tenemos bandera azul?

En España es ADEAC (Asociación De Educación Ambiental y del Consumidor) quien dirige el jurado nacional y el control de las cuatro áreas principales del galardón: calidad de las aguas de baño, información y educación ambiental, gestión ambiental, así como seguridad, servicios e instalaciones. La organización española cuenta con el importante patrocinio privado de la European Recycling Plateform, un SIG (sistema integrado de gestión) que junta a varias empresas, Sony, Apple y Toshiba, entre otras.

Desde Ecologistas en Acción venimos denunciando la falta de rigor con que se conceden las banderas azules. No sabemos por qué la tenía el puerto Noray el año pasado y este no; o por qué antes no la tenía la playa de la Hípica y ahora, con más cristales que nunca, sí la tiene. Pero no somos los únicos que en alzar la voz, así, para Julio Barea, responsable de la campaña de Greenpeace España, el objetivo de banderas azules es comercial, «Benidorm, por ejemplo, tiene bandera azul pese a estar rodeada de edificios que provocan mucha sombra por la tarde en una playa cuyos residuos en verano son motivo de queja de los usuarios».. Es sintomático que España sea el país de la UE con más banderas azules. Con poner unos carteles, unas papeleras y grifos para lavarse los pies, todo solucionado. Nadie viene a comprobar nada».

En Melilla también tenemos papeleras y lavapiés, lástima que de miedo andar descalzo por la playa y que muchas veces no podamos entrar al agua por la invasión de plásticos. Aquí lo de la sombra de los edificios en la arena por la tarde es lo de menos. Eso sí, acaban de anunciarnos que este verano pondrán 50 m más de pasarela, pero de hormigón, debe ser muy ecológico.

Tenemos una bandera azul muy poco transparente.