Empleo masivo de glifosato en las carreteras castellano-manchegas

Castilla-La Mancha está siendo objeto de una fumigación masiva y sin precedentes del peligroso herbicida glifosato. La Consejería de Fomento, el Ministerio de Fomento y las Diputaciones Provinciales están utilizándolo indebidamente para limpiar márgenes, cunetas y drenajes en multitud de autovías y carreteras estatales, regionales y locales. Ecologistas en Acción pide que cese de una vez el uso de glifosato por parte de las administraciones públicas de Castilla-La Mancha.

Las fumigaciones se han realizado sobre todo durante los lluviosos meses de abril y mayo, no han cumplido con los condicionantes establecidos en la normativa en vigor y se han llevado a cabo cerca y sin previo aviso ni señalización de zonas urbanas e industriales, con el riesgo que esto conlleva para la salud de las personas.

En su recorrido, las máquinas fumigadoras no han reparado tampoco en cultivos, espacios naturales, arroyos o zonas húmedas, pudiendo haber ocasionado daños en la fauna y la vegetación próxima a las carreteras, así como haber producido la contaminación de distintas masas de agua de la región

Unas fumigaciones tan masivas no se habían conocido en años anteriores y, como es sabido, tienen como injustificada finalidad eliminar la vegetación del margen de las carreteras y otras zonas, a pesar de que existe una alternativa simple y no peligrosa para hacer esa labor, como es el desbroce manual o con maquinaria.

Diversos estudios sobre el glifosato han llevado a que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) el 20 de marzo de 2015 lo catalogara como producto "probablemente cancerígeno para humanos" y lo introdujera en la lista de los productos y acciones de riesgo. Ante este riesgo, cada vez son más los ayuntamientos y las diputaciones que en España se están declarando libres de glifosato y están poniendo límites al uso de fitosanitarios.

Algunos de los casos más llamativos de uso de glifosato se han registrado en Cuenca, Guadalajara y, sobre todo, en Toledo. En esta última provincia, tanto el Ministerio como la Consejería de Fomento y la Diputación parecen haberse puesto de acuerdo para regar de herbicida las autovías y carreteras de las comarcas de la Sagra y de Torrijos. También en el ayuntamiento de Toledo se ha registrado su uso en parques o en el polígono.

La normativa que regula el uso de estos productos (Real Decreto 1311/2012 de Uso Sostenible de Productos Fitosanitarios), previene de su uso en carreteras y otras redes de servicios, debido al riesgo de contaminación de aguas superficiales y subterráneas y de los daños que puede producir en la fauna y vegetación acuáticas. Así, sólo podrían haberse usado los herbicidas “en aquellos casos o tramos en que no sea viable la utilización de medios mecánicos u otros alternativos”, con el condicionante añadido de que sea “siempre en épocas en que sea menos probable que se produzcan lluvias”. El Real Decreto también regula especialmente su uso en zonas urbanas. Pero las administraciones han hecho caso omiso de lo establecido en la normativa, lo cual supone una grave irresponsabilidad.

Por todo ello, Ecologistas en Acción denuncia que las administraciones están vulnerando de forma sistemática la normativa de uso de fitosanitarios poniendo en peligro la salud de los castellano-manchegos y contaminando las aguas y espacios naturales y pide que cese de una vez el uso de glifosato por parte de las administraciones públicas de Castilla-La Mancha.


agosto de 2017 :

julio de 2017 | septiembre de 2017



Visitantes conectados: 404