Premios Atila Soria 2016

Con ocasión del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra el 5 de junio, Asden-Ecologistas en Acción de Soria hace pública la concesión del Premio Atila para distinguir a quienes a lo largo de un año hayan destacado por su contribución a la destrucción del medio ambiente, en este caso de la provincia de Soria.

Los premios, que se concedieron por primera vez en 1992 por Ecologistas en Acción, tienen dos categorías denominadas “Atila” y “Caballo de Atila”.

En el ámbito de la provincia de Soria, Asden-Ecologistas en Acción ha elegido a:

Premio Atila Soria 2016 para la alcaldesa de Garray. Por su falta de interés con la prevención y sanción de las infracciones ambientales que ha habido en su término municipal; en especial en lo relativo a algunas empresas.

A lo que hay que añadir sus declaraciones como Autoridad pública negando hechos probados como son: la inundabilidad de la CMA-PEMA, los vertidos repetidos de la EDAR, la existencia de vertederos,..etc. Problemas ambientales relacionados con su mala gestión que pretende ocultar con mensajes populistas y tóxicos hacia los ecologistas, y hacia cualquier vecino que no piense como ella. Todo ello con el consentimiento del resto de la corporación.

Premio Caballo de Atila Soria 2016: Concejalía de Medioambiente del Ayuntamiento de Soria porque su gestión, aún siendo de estilo opuesto al de la Alcaldesa de Garray, tiene semejantes resultados negativos.

Este modelo del Ayto. de Soria se basa en invertir importantes recursos públicos (directa e indirectamente) en acciones de marketing para manipular y maquillar la realidad ambiental de Soria. El máximo exponente es el intento de declarar Soria como Reserva de la Biosfera omitiendo los problemas ambientales que arrastramos desde hace varias legislaturas. He aquí varios ejemplos: en materia de Aguas seguimos con una EDAR obsoleta que contamina gravemente el río Duero, falta de políticas de ahorro del agua y mala calidad del agua de boca en verano. Contaminación atmosférica: total despreocupación por la calidad del aire y por las emisiones de centrales de biomasa. En Valonsadero se continúa con la tradicional desidia (permisividad de circulación de vehículos, exceso de pastoreo por parte de los adjudicatarios, inacción frente al furtivismo). En el tema de Biodiversidad, ignorancia de los más elementales principios de conservación en las márgenes del Duero y en sus montes de Utilidad Pública. La “participación ciudadana” la usan a su conveniencia, Agenda 21 ni hay ni la va a haber, escombros, etc

Ecologistas en Acción de Soria espera que la concesión de estos premios llame a la reflexión a los premiados sobre su contribución al deterioro ambiental que sufre su pueblo, la provincia y en definitiva el planeta entero.