Vertedero de neumáticos de Argamasilla de Alba

Hay que esperar a que ocurran catástrofes siempre evitables, como la de Seseña, para que las autoridades actúen, poniendo término a situaciones de manifiesta ilegalidad, potencialmente peligrosas para el medio ambiente, la salud pública y la seguridad del tráfico (el vertedero de Argamasilla de Alba está a unos centenares de metros de una autovía).

El almacenamiento de Argamasilla de Alba es el segundo, por volumen, de este tipo de residuos de toda España, con aproximadamente 20.000 toneladas, tras el de Seseña-Valdemoro. Denunciado por el Ayuntamiento de Argamasilla de Alba, el Seprona y la Dirección General de Carreteras, se encuentra precintado desde 2015, abriéndose ocasionalmente para la retirada de neumáticos para su “valorización energética” (quemarlos para obtener combustible) por el grupo Recicled Garbage System o RGS2 en Alcázar de San Juán. El vertedero cuenta con una declaración de impacto ambiental favorable, si bien la empresa Recuperaciones El Puente del Guadiana S.L ha incumplido desde el principio los requisitos recogidos en la declaración, un proceder que no es infrecuente en las promotoras de proyectos de importante afección ambiental.

Si de verdad hay intención de sentar las bases para que los principios de ejemplaridad se integren seriamente en las administraciones públicas, transmitiendo a la ciudadanía mensajes de tolerancia cero hacia estos delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente, la Junta de Castilla-La Mancha debería imponer sanciones administrativas contra el dueño de la parcela donde se ubica el depósito y contra el arrendatario de la misma (Recuperaciones El Puente del Guadiana S.L) y depurar responsabilidades, incluso si las hubiera en la consejería competente, ofreciendo las explicaciones debidas al Ayuntamiento de Argamasilla de Alba.

Además de la retirada de los neumáticos y la limpieza de los terrenos, el destino último de aquellos debería ser su reciclaje; asfaltado de carreteras, pavimento de parques infantiles, granulado como relleno de césped, construcción de arrecifes artificiales, sistemas aislantes, suelos antideslizantes, mobiliario urbano, etc, pero nunca la incineración u otros tratamientos térmicos a altas temperaturas (como los sistemas de pirólisis y gasificación) al convertirse en una segura fuente de emisión de dioxinas, furanos, benceno y otros cancerígenos. Del mismo modo, debe seguirse el Real Decreto 1619/2005 específico sobre la gestión de neumáticos fuera de uso.




Visitantes conectados: 697