Alertan del grave problema de la desertificación y la sequía

El 17 de junio se celebra el "Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía". Este día marca el aniversario de la adopción de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación.

La desertificación afecta a más de un centenar de países y cada año se pierden 6 millones de hectáreas de tierra productiva. España se encuentra a la cabeza de los países occidentales afectados por la desertificación. Uno de los principales factores desencadenantes de esta situación es la erosión o pérdida de suelo fértil. El 42% del territorio español, 21 millones de hectáreas, está sometido a procesos de erosión que superan los límites tolerables, (pérdidas de suelo de 12 toneladas por hectárea y año) y el 12%, 6 millones de hectáreas, está sometido a erosión muy severa, con pérdidas de suelo superiores a 50 toneladas por hectárea y año. Para el conjunto del Estado se calcula una pérdida total anual de suelo de 1.156 millones de toneladas. Si se tiene en cuenta que la tasa de formación de suelo varía entre 2 y 12 toneladas por hectárea y año, se reparará en la magnitud del problema. Un 20% del territorio nacional ya se ha desertificado, según la conclusión de un grupo de investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Las zonas más afectadas se encuentran en Andalucía, Castilla-La Mancha, Levante y Murcia. La provincia de Alicante tendría un tercio de su superficie en proceso de desertificación, sobre todo la zona sur.

Corteza de almendro comida por conejos
Corteza de almendro comida por los conejos debido a la sequía

Entre los principales factores que desencadenan esta situación se encuentran: la explotación insostenible de los recursos hídricos, que es causa de graves daños ambientales, incluidos la contaminación química, la salinización y el agotamiento de los acuíferos; pérdidas de la cubierta vegetal a causa de repetidos incendios forestales; concentración de la actividad económica en las zonas costeras como resultado del crecimiento urbano; las actividades industriales; el turismo de masas y la agricultura de regadío.

Imagen satélite de la erosión en el Valle del Sabinar
Imágen de satélite del Valle del Sabinar donde se aprecia la erosión tras las obras de desmonte para el campo de golf

Particularmente, en San Vicente del Raspeig tenemos un claro ejemplo de proceso de desertificación en el Valle del Sabinar agravado por el impacto producido por las obras de desmonte para la construcción del campo de golf. En esta zona y tras los años transcurridos, el proceso de erosión y de pérdida de tierra continúa de forma alarmante, ya que toneladas de tierra removida han sido arrastradas llegando a la Rambla de Rambutjar y agravando también; otro de los graves problemas que nos afectan, las inundaciones, al colmatar el cauce de la rambla. Todo este proceso está siendo más grave por la dura sequía que padece nuestro territorio y en particular, la comarca de L’Alacantí, dadas sus particulares condiciones climáticas, orográficas, etc.

En conclusión, para GREMA-Ecologistas en Acción de San Vicente, las actuaciones en materia de protección de suelos deben tener como principal objetivo el desarrollo de una gestión sostenible de las tierras agrícolas, de los recursos hídricos y de la ordenación del territorio. A nivel local, y dadas las especiales condiciones de la comarca de L’Alacantí, de la provincia y de la región del sureste ibérico, agravadas por las tendencias climáticas, debería considerarse una prioridad a trabajar y tomarse muy en serio el futuro que se nos plantea si no se toman las medidas adecuadas a tiempo.




Visitantes conectados: 883