Deficiente depuracion de aguas en la zona rural: Cuartillos, Las Pachecas, Lomopardo...

Ante las sospechas de algunos vecinos de que algunas EDAR pudieran realizar tratamientos inadecuados, con el consiguiente riesgo del vertido de sus aguas a los cauces, Ecologistas en Acción solicitó a la Delegación Territorial en Cádiz de la Consejería de Medio ambiente y Ordenación del Territorio información sobre los distintos parámetros de control de los efluentes. En respuesta a esta petición, el Delegado Territorial Ángel Acuña Racero ha remitido la siguiente información, con fecha de 23/05/2016:

“… Desde el servicio de Calidad de Aguas de esta Delegación se considera comprobado que los vertidos procedentes de la EDAR Guadalquivir (Sanlúcar), Cuartillos I, II y III, Las Pachecas y Lomopardo suponen un incumplimiento de las normas aplicables al tratamiento de las aguas residuales urbanas, por lo que con fechas: 11/06/2015, 21/07/2015, 14/09/2015 y 28/3/2016 se dio traslado de los informes correspondientes al Departamento de Informes y Sanciones de esta Delegación Territorial con la propuesta de adoptar las acciones legales y reglamentarias que procedieran”. “…por su imposibilidad “in natura” de reparar el daño causado, como suele ocurrir en la mayoría de los vertidos diluibles procedentes de las EDARs denunciadas por esa Asociación, esta obligación se materializa por una compensación del mismo mediante el abono de indemnizaciones por parte del responsable”…

Desde Ecologistas en Acción de Jerez, queremos denunciar estas prácticas. Así como el deficiente estado de las EDAR de buena parte del Jerez rural. Por esta razón solicitamos públicamente que se lleve a cabo un estudio riguroso del funcionamiento de dichas plantas, de la adecuación de los procesos y tratamientos que se llevan a cabo en ellas para garantizar que la calidad de las aguas depuradas responde a los parámetros que señala la normativa de referencia.

De la misma manera exigimos que se tomen las medidas técnicas necesarias para introducir cuanto antes las mejoras que precisan las instalaciones señaladas y evitar así que se sigan incorporando a los arroyos y al río Guadalete, efluentes de depuradoras que no cumplen con los mínimos legales en lo que a la calidad de las aguas depuradas se refiere.

Hacemos también un llamamiento a los vecinos del Jerez Rural a seguir denunciando las irregularidades que perciban al objeto de que las administraciones encargadas de velar por el control actúen en consecuencia.