Alegamos contra el nuevo centro comercial en Palmas Altas

La proliferación descontrolada de grandes superficies comerciales en la ciudad y la ausencia de un plan de tráfico y accesibilidad hacen que esta dotación sea perjudicial para Sevilla.

Ecologistas en Acción ha presentado alegaciones a la modificación del estudio de detalle de dos parcelas lucrativas propiedad de Lar España Shopping Centres VIII, S.L.U.,, en concreto de la Parcela ZE N1 del SUNP-GU-1 “Palmas Altas”, situada en Sevilla, aprobada por la Gerencia de Urbanismo. Con esta modificación del planeamiento el Ayuntamiento de Sevilla pretende favorecer la implantación de una gran superficie
comercial en esta parcela, colindante a la sede de Abengoa en Palmas Altas. Ecologistas en Acción ha alegado contra este plan urbanístico por considerarlo perjudicial para la ciudad.

Alegaciones Centro Comercial Palmas Altas

Esta opinión se sustenta, en primer lugar, en la sobresaturación de centros comerciales en el área metropolitana de Sevilla. Esta sobresaturación ha sido señalada por otras entidades, por ejemplo por la confederación de comerciantes de la provincia de Sevilla APROCOM. Además en los últimos meses se han anunciado otras nuevas, algunas de gran tamaño y por tanto de gran impacto en la realidad socioeconómica Sevilla. Así, a
la superficie comercial que se pretende implantar en Palmas Altas, señalada como la más grande de España, se unirían otras como el proyecto de IKEA en terrenos de San Nicolás Oeste, o Sevilla Park en terrenos portuarios. Lo cierto es que estas grandes superficies parecen ser iniciativas desconectadas unas de otras, y sin que el gobierno municipal o la Junta de Andalucía estén ejerciendo su función planificadora.
Entendemos que esta dejación en planificar de forma global la estructura del gran sector comercial en nuestra ciudad, permitiendo que las distintas dotaciones crezcan como setas sin más condicionantes que la opinión de sus promotores, hace que el daño de estas superficies sobre el pequeño y mediano comercio de barrio sea impredecible.

Otro aspecto que la planificación olvida es el impacto de esta dotación sobre el tráfico de la zona. Dada la experiencia acumulada en los últimos años en la ciudad de Sevilla, entendemos que una gran superficie como la que se plantea promueve la movilidad motorizada y privada, es altamente atrayente del tráfico y no puede planificarse adecuadamente, en ningún caso, sin ir acompañada de un estudio de la afección producida por la nueva dotación, de una estimación sobre cómo afectará al tráfico existente en la zona, y de la ciudad en su conjunto, y sin un Plan de Movilidad que
recoja los distintos modos de transporte previstos y que reduzca, en todo caso, el uso del vehículo privado y el tráfico de la zona.

Esta área soporta un tráfico abundante, especialmente conflictivo en horas punta, y resulta complicado que tenga capacidad para absorber el nuevo tráfico inducido por una superficie comercial como la que se plantea. La cuestión es que la presencia de la autovía SE-30, precisamente en ese tramo, debido a diversas incorporaciones, la desaparición de dos carriles y el estrechamiento del puente en un carril reversible, ya soporta un intenso tráfico y embotellamientos a determinadas horas del día. No menos
importante es el nudo que entronca con ella y da servicio al campus adyacente de Palmas Altas, donde se encuentra la sede de la Multinacional Abengoa y la Universidad privada Loyola de Sevilla y que colapsa, literalmente, en horas punta. Un incremento del tráfico producido por la implantación del gran centro comercial es razón suficiente para hacer que el planeamiento de la infraestructura requiera de un estudio pormenorizado adicional por ser deficitario en estas cuestiones.

Una idea de la magnitud del tráfico que se pretende crear es la dotación de plazas de aparcamiento que señala hasta 2500 plazas, de las cuales 600 serían en superficie y el resto bajo rasante. Esto confirma que nos encontramos ante una dotación que incrementará radicalmente el tráfico en la zona. Por otro lado, es una dotación difícilmente accesible por medios no motorizados (peatón o bicicleta) al estar separada de zonas habitables por una barrera significativa como la autovía SE-30. Además no se indica en la memoria ninguna previsión de acceso de transporte público. Ni siquiera se prevé reservar espacio para una parada de autobús, a pesar de contar con una línea al otro lado de la autovía.

Los accesos actuales de entrada y evacuación a la parcela parecen totalmente ineficientes De la información del plan urbanístico únicamente se puede deducir que el tráfico de entrada y salida será canalizado, bien en dirección a la Avenida de Las Razas, utilizando la carretera del Copero, bien a la SE-30 por el nudo que se encuentra al este de la parcela y que, como mencionamos anteriormente, platea actualmente serios problemas de accesibilidad.

La Avenida de Las Razas, además de ser en la actualidad una vía de velocidad, más que un viario urbano, donde se superan habitualmente los límites de velocidad permitidos, carece de líneas de transporte público y, como señalábamos, no cuenta con accesos a pie o de vehículos no motorizados. En cualquier caso, la carretera del Copero es una vía de poca capacidad, que tendría que reformarse para poder absorber el tráfico rodado de una gran superficie comercial como la proyectada. Además esa carretera da servicio a empresas que requieren del transporte de sustancias peligrosas. Por todo ello, no parece conveniente encauzar hacía ella el tráfico y los accesos que necesita una dotación como la prevista.

Estas son deficiencias que deberían ser subsanadas. En todo caso, y dado el aumento del tráfico del vehículo privado que traería consigo, parece claro que para su aprobación y desarrollo posterior es pertinente la elaboración de un estudio que analice los impactos que tendrá en la movilidad de la zona, y la aprobación de un Plan de Tráfico que garantice la eliminación de los impactos negativos existentes.