Denunciarán ante la UE las obras del Carmolí

Ecologistas en Acción ha anunciado que denunciará al Gobierno Regional por la roturación de la Marina del Carmolí, sin contar con estudio de repercusiones sobre espacios Red Natura 2000, y de hecho sin contar con licencia alguna: ni la de Confederación Hidrográfica del Segura, ni del Ayuntamiento de Cartagena.

Para la organización ecologista es inaudito que la Consejera de Agua, Agricultura y Medio Ambiente, que es quien debe velar por el cumplimiento de la legislación ambiental y por la protección de los espacios naturales de la Región de Murcia, se haya personado en unas obras que afectan directamente a un área protegida y que no cuentan con ningún tipo de licencia.

Ecologistas en Acción advierte a Adela Martínez-Cachá que después de 20 años de absoluto descontrol agrícola, urbanístico y turístico, y de haber desoído una y otra vez las recomendaciones de la comunidad científica, la grave situación que atraviesa el Mar Menor no se puede solucionar con cuatro ocurrencias, sin consenso científico y social, y cometiendo ilegalidades amparadas en la urgencia: ni roturar espacios Red Natura 2000 sin evaluación ambiental, ni verter ilegalmente salmueras cargadas de nitratos al Mar Mediterráneo son justificables.

Y por ello han anunciado que llevarán el caso ante la Comisión Europea, ya que el fin no justifica los medios.

Aprovechan para recordarle al Gobierno Regional y al Ministerio, que los problemas de origen agrícola hay que solucionarlos en origen, y que el sector deberá asumir su parte de responsabilidad, por el principio de “quien contamina paga”.

Todavía hay en el Campo de Cartagena más de 20.000 has de regadíos ilegales, unas 2.000 desalobradoras ilegales, y un número indeterminado, pero muy alto, de pozos ilegales, algo inaudito cuando esta actividad afecta gravemente al siete veces protegido espacio natural del Mar Menor, y tras haberse declarado hace años la zona como Contaminada por Nitratos y el Mar Menor sensible a dicha contaminación (lo que implica aplicar medidas).

Insisten además en que los vertidos directos de salmuera suponen sólo la mitad de la entrada de nutrientes al Mar Menor, y que se necesitará aplicar una serie de setos y filtros verdes a diferentes escalas y niveles en toda la cuenca de drenaje al Mar Menor, y recuperar y ampliar superficie de humedales ribereños, como el del Carmolí, afectado por estas obras sin licencia.

Y aunque el problema más acuciante en estos momentos sea la entrada de nutrientes, sedimentos y contaminantes de origen agrario en la laguna salada, no hay que olvidar que existen otros impactos ante los que la administración regional parece ciega.

De hecho, a la organización ambiental no le sorprende del todo que este mismo verano, con el Mar Menor moribundo, la administración haya realizado un paripé de consulta pública de proyectos a realizar en el Mar Menor en el que se incluían mayoritariamente proyectos constructivos totalmente desaconsejados por la comunidad científica, e incluso un proyecto de pasarela peatonal que conectaría la zona Norte de La Manga con San Pedro del Pinatar y que ya se declaró imposible de ejecutar por el alto impacto ambiental.

Por todo ello, Ecologistas en Acción exige al Gobierno Regional, al Ministerio y a los Ayuntamientos que se tomen en serio este grave problema ambiental con evidentes e importantes repercusiones económicas y sociales, y que se trabaje de forma coordinada, con el consenso científico y social necesarios, para salvar de verdad el Mar Menor.


septiembre de 2017 :

agosto de 2017 | octubre de 2017



Visitantes conectados: 560