Demasiados coches para el Día sin Coches

Ecologistas en Acción lamenta la falta de voluntad institucional en la celebración del Día sin Coches 2016 y reclama mayores esfuerzos de las administraciones públicas para poner en marcha medidas reales que, durante todo el año, contribuyan a dotar a nuestras ciudades de modelos de movilidad más sostenibles y poder así celebrar un auténtico día sin automóviles.

El 22 de septiembre se celebra a nivel europeo la decimoséptima edición del Día sin Coches, una de las principales actividades que forman parte de la Semana Europea de la Movilidad. Una oportunidad única para sensibilizar a la ciudadanía sobre las ventajas de la reducción del tráfico motorizado cuyo alcance, sin embargo, volverá a ser realmente limitado. Y es que, a tenor de lo programado por la mayoría de las grandes ciudades españolas, mañana miles de automóviles, motos y otros vehículos privados volverán a abarrotar y contaminar nuestras calles, fruto de la falta de voluntad institucional por adoptar de forma progresiva y decidida medidas reales de movilidad sostenible en nuestras urbes.

El Día sin Coches es una iniciativa que parte de la Comisión Europea y que se celebra cada 22 de septiembre desde el año 2000 con un doble objetivo. Por un lado, promover la reflexión individual y colectiva sobre el uso del automóvil privado como forma de transporte. Y, por otro, potenciar la utilización por parte de la ciudadanía de medios de transporte alternativos en un entorno "pacificado" sin la masiva presencia de vehículos motorizados en las calles y plazas.

Sin embargo, el planteamiento que buena parte de las principales ciudades españolas ha adoptado a la hora de celebrar el Día sin Coches hace presagiar un rotundo fracaso en la consecución de los objetivos anteriormente mencionados. En efecto, más allá de los discursos grandilocuentes sobre modelos de movilidad “sostenibles", el diseño e implementación de la jornada por parte de los ayuntamientos de grandes ciudades como Madrid, Valencia, Sevilla o Bilbao no supondrá restricciones reales al automóvil. Por lo que el día de mañana se caracterizará, como cualquier otro día más, por la preeminencia del coche en nuestras calles y los perjuicios sociales y ambientales que ello genera.

Trasladar la celebración del Día sin Coches a días festivos o fines de semana (una práctica demasiado habitual en muchas ciudades), permitir que el tráfico motorizado circule por toda la ciudad sin cortes ni restricciones, no poner en marcha medidas de promoción del transporte público y el transporte no motorizado y obviar la realización de campañas de sensibilización e incidencia social sobre el evento, constituyen malas prácticas que contribuyen de forma directa a invisibilizar la jornada y, por tanto, a legitimar y perpetuar la posición preponderante del coche en nuestras ciudades.

Ecologistas en Acción cree firmemente en la necesidad de cambiar de forma drástica el modelo de movilidad que en la actualidad rige nuestras ciudades y municipios. La organización de la movilidad urbana en torno al transporte público y a modos de transporte no motorizados, en detrimento de la utilización del vehículo privado motorizado, resulta imprescindible para construir entornos urbanos más saludables, económicamente más eficientes, socialmente más inclusivos y más respetuosos con el medio ambiente.

Por todo ello, con ocasión del Día sin Coches, Ecologistas en Acción reclama de las distintas administraciones la puesta en marcha de políticas reales y tangibles que combinen la disuasión y restricción del vehículo privado, por un lado, y el estímulo de peatones, ciclistas y formas de transporte colectivo, no un día, sino durante todo el año. Solo de esa forma las instituciones podrán estar a la altura de sus discursos y los Días sin Coches serán justo eso: días sin coches.


julio de 2017 :

junio de 2017 | agosto de 2017



Visitantes conectados: 555