Contra el aeropuerto de Jimena de la Frontera

Ecologistas en Acción, ante las noticias recientemente aparecidas acerca del proyecto de construcción de un aeropuerto internacional en Jimena de la Frontera, manifiesta su total oposición a la iniciativa, que en nada se vincula con las tendencias de desarrollo socioeconómico puestas en marcha por las distintas administraciones públicas en los últimos años y que en estos momentos comienzan a dar sus frutos en pos de la mejora de la situación global del medio serrano campogibraltareño. Nuevamente, frente a la complicidad o tibieza de los partidos gobernantes, la sociedad civil tiene que hacer frente a intereses espúreos que tratan de suplantar al poder político gestionando y ordenando el territorio a su antojo aprovechando la difícil situación que atraviesan la mayoría de las arcas municipales.

Nuestra organización, Ecologistas en Acción, se opone frontalmente al aeropuerto de Jimena por diferentes motivos, principalmente de índole económica, ambiental y política:

- Económicos
Al contrario que lo manifestado en el panfleto presentado por la empresa Klin Ingenieros SL, esta infraestructura causará graves problemas económicos a todos los municipios del entorno, principalmente por la generación de ruidos, que si bien no llegará a límites molestos o dañinos para el oído (salvo en el núcleo de Marchenilla y en cortijadas cercanas) sí que romperá la tranquilidad de municipios como Castellar, Jimena y San Pablo de Buceite. Todas las actividades centradas en el ocio y disfrute del patrimonio natural y cultural del entorno se verán gravemente afectadas. El turismo rural, el desarrollo urbano, la caza... íntimamente relacionadas con la existencia de un ambiente de calidad y bien conservado tenderán a decrecer e incluso desaparecer. Especialmente graves serán los efectos sobre Castellar Viejo, donde los muchísimos esfuerzos llevados a cabo por su ayuntamiento, Diputación y la Junta serán tirados a la basura.

Los impulsos urbanísticos que se han desatado en esos municipios, que fundamentalmente obedecen a la excelente calidad ambiental, cultural y paisajística que conservan sus cascos urbanos y su entorno natural, invertirán la tendencia. El sector de la construcción, motor del desarrollo económico junto con el turismo, caerá al poco de construirse el aeropuerto. Y no es necesario recordar que el empleo generado por ambos sectores, mantienen a la mayoría de los habitantes de la zona junto con los puestos de trabajo generados por el Parque Natural y sus actividades dentro del sector primario.

Es inconcebible que los alcaldes y responsables de la Junta que han abrazado la elaboración y defensa del Plan de Desarrollo Sostenible, aún no se hayan pronunciado claramente contra este proyecto que contradice lo que han defendido durante los últimos años de gobierno. Los Alcornocales, parque natural pionero en la redacción de un documento de esta naturaleza, va a tener el honor de ser pionero en su abandono.

- Ambientales
Los efectos que un aeropuerto que pretende mover más de un millón de pasajeros al año pueden ser comparables a los de una gran planta industrial. Las 2,5 toneladas de contaminantes gaseosos que diariamente saldrán del aeropuerto se moverán hacia la localidad de Jimena y el Parque Natural, dada la predominancia en la zona de los vientos de levante. La comarca campogibraltareña cuenta con el dudoso honor de ser una de las zonas más peligrosas para la vida de toda la Península Ibérica según recientes investigaciones. Colocar otra fuente de contaminación no hará sino agravar más la situación de alto riesgo de mortalidad denunciado en fechas recientes por expertos científicos en sanidad social.

La destrucción de 300 hectáreas de terreno, que desaparecerán bajo el hormigón, las afecciones a la vega del Hozgarganta, los desmontes de cerros enteros para la realización de rellenos y evitar así el riesgo de inundaciones de las infraestructuras serán otros impactos a considerar.

Según se desprende de la cartografía aportada por la empresa, dentro del Parque Natural se ubicarán determinadas infraestructuras, como la iluminación de aproximación. Pero, donde sin duda se notarán más sus efectos sobre el espacio protegido será en su avifauna. La abundancia de grandes aves como buitres leonados -que son capaces incluso de derribar a algunas aeronaves- y otras rapaces es incompatible con la existencia de un aeropuerto en sus proximidades.

- Políticos
La reivindicación del uso conjunto del aeropuerto de Gibraltar, construido en terreno neutral, ha sido una bandera constante de los responsables políticos de la comarca. Creemos que la solución para las necesidades de comunicación por vía aérea estarían solventadas con esta medida, así como con el acercamiento con los aeropuertos de Jerez y Málaga tras la culminación de las infraestructuras de comunicación acometidas por la Junta de Andalucía en fechas recientes. La construcción de un nuevo aeródromo privado complicaría esta justa petición y pondría en una difícil situación al aeropuerto jerezano. Como comentábamos anteriormente, ello supondría dejar en manos privadas la ordenación y articulación del territorio, y una grave dejación de las funciones por parte de nuestros representantes públicos.

Campo de Gibraltar, 17 de junio de 2004




Visitantes conectados: 450