Demoledor informe del Tribunal de Cuentas europeo sobre infraestructuras portuarias

Desde Guelaya-Ecologistas en Acción queremos manifestar nuestra preocupación por el despilfarro de dinero público que se está realizando en la Unión Europea en lo relativo a inversiones portuarias. No somos nosotros quienes realizamos esta afirmación; lo hace el propio Tribunal de Cuentas europeo después de una auditoría hecha a treinta y siete puertos europeos en los que se había invertido dinero público procedente del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Desde Guelaya-Ecologistas en Acción no podemos dejar de señalar que en las alegaciones que presentamos en su día en contra de la proyectada Ampliación del Puerto de Melilla argumentábamos en torno a dos ejes: la presencia masiva de Patella ferruginea en el muelle Norte, y la mala inversión que suponía hacer una ampliación que no se necesitaba.

Para los interesados en conocer el informe del tribunal de cuentas europeo, o un resumen del mismo, pueden consultarlo en el blog de Guelaya-Ecologistas en Acción Melilla.

Según el dictamen del TCE, publicado el 22 de septiembre, un tercio del gasto de la Unión Europea en instalaciones portuarias como muelles, diques y espigones efectuado entre 2000 y 2013 fue "ineficaz e insostenible".

En Guelaya nos preocupa en extremo qué ocurrirá con una ampliación del puerto de Melilla cuando sabemos que el anunciado gran puerto "Nador West Med" de próxima construcción en la zona de Samma ya cuenta con todo el presupuesto librado por la propia UE.

Las consecuencias de poner en marcha proyectos sin coordinación entre puertos vecinos ha provocado que el puerto de Tánger Med, también financiado con dinero de la UE, haya provocado la disminución de la carga operativa de puertos españoles, como los de Algeciras, Cádiz y Málaga y también puertos portugueses.

Es triste que después de que la UE invirtiese 248 millones de euros en la ampliación del puerto de Algeciras 30 hectáreas de la nueva terminal de contenedores "seguían sin utilizarse en el momento de la fiscalización".

Sirva como ejemplo de inversiones ineficaces la inversión de 10,4 millones de euros, a través de Fondos Feder, en el puerto de Cartagena; En febrero de 2013, el puerto de Cartagena terminó de construir un muelle de 575 metros de largo, una zona adyacente de 4,5 hectáreas y un espacio de almacenamiento de 20 hectáreas para las actividades relacionadas con una futura terminal multifuncional. El coste total combinado de los dos proyectos alcanzó los 62,8 millones de euros y se pagaron 29,7 millones de euros. Actualmente, parte de la zona se utiliza para graneles secos, chatarra y almacenamiento de subproductos de una refinería cercana. La otra parte (20 hectáreas) todavía no se ha pavimentado y sigue sin utilizarse. Estos datos los proporciona el propio TCU.

No parece riguroso que la planificación sobre capacidad de almacenaje en puertos se apoye en datos tan dudosos como que la Comisión europea afirme que los puertos europeos están al 90% de su capacidad, y la OCDE diga que alrededor del 67%. Con esas dudas no se puede planificar nada.

No resulta un consuelo pensar que lo que pasa en los puertos españoles pasa también en los puertos alemanes, polacos o italianos. España ha gastado casi el 40% de la financiación europea en puertos. El siguiente país utiliza el 12%. Nuestra responsabilidad nacional es cuatro veces mayor que cualquier país europeo.

La memoria económica que la autoridad portuaria de Melilla está redactando lo tiene cada vez más difícil para conseguir que sea creíble que la ampliación del puerto de Melilla no es un despilfarro más de dinero público.

No existe en estos momentos ningún dato objetivo que indique que la ampliación del puerto de Melilla cuenta con una base sólida para creer en su sostenibilidad económica, desde el punto de vista de la financiación europea.




Visitantes conectados: 327