Valladolid y el sur y este de Castilla y León superan en 2016 los límites legales de ozono

Ecologistas en Acción pide a la Junta y al Ayuntamiento de Valladolid que elaboren Planes de Mejora de la Calidad del Aire en la aglomeración de Valladolid y en el sur y este de la región.

Con los datos del informe sobre ozono durante el verano de 2016, publicado este fin de semana por la Junta de Castilla y León, Ecologistas en Acción ha podido confirmar que en la aglomeración de Valladolid y en el tercio meridional de la Comunidad, comprendiendo la provincia de Soria y el sur de las provincias de Salamanca, Ávila y Segovia, se han vuelto a superar un año más los objetivos establecidos por la legislación europea y española para proteger la salud y la vegetación, afectando a los 370.000 habitantes de la aglomeración de Valladolid y a diversos espacios naturales protegidos.

La estación de control de la contaminación atmosférica de Valladolid donde en el trienio 2014-2016 se ha superado el valor objetivo legal para la protección de la salud, ha sido la llamada “Renault 1”, titularidad de esta empresa y situada entre los municipios de Valladolid y Laguna de Duero. En esta estación se ha superado durante 30 días el objetivo legal, establecido en 120 microgramos de ozono por metro cúbico de aire, cuando la normativa permite un máximo de 25 días de superación al año.

Por otro lado, las dos estaciones de referencia para controlar la contaminación atmosférica por ozono en la zona sur y este de Castilla y León, situadas en El Maíllo (Salamanca) y Muriel de la Fuente (Soria), han rebasado en el quinquenio 2012-2016 el valor objetivo para la protección de la vegetación, definido por la normativa como el “nivel de un contaminante que deberá alcanzarse, en la medida de lo posible, en un momento determinado para evitar, prevenir o reducir los efectos nocivos sobre […] el medio ambiente en su conjunto”.

Ecologistas en Acción ha pedido formalmente hoy a la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento de Valladolid la puesta en marcha de los preceptivos Planes de Mejora de la Calidad del Aire en las zonas afectadas, para reducir la contaminación por ozono y evitar que esta lamentable situación se repita en años próximos. Planes que deben pasar por la reducción del intenso tráfico urbano e interurbano que soportan la capital regional y las ciudades y autovías del sur de la región, promoviendo el uso del transporte público y la bicicleta. Por otro lado, debe procederse a estudiar la repercusión del tráfico rodado de la Comunidad de Madrid en la situación del sur de Castilla y León.

El ozono troposférico, también conocido como ozono “malo” por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias, en presencia de radiación solar. Por inhalación, provoca irritación de los ojos y vías respiratorias superiores, reducción de la función pulmonar, un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas (asma, EPOC) y el agravamiento de patologías cardiovasculares.

La OMS estima en 1.800 los fallecimientos prematuros anuales en España producidos como consecuencia de la exposición a niveles de ozono como los registrados este verano en el centro y sur de Castilla y León. El ozono, además de para las personas, es también tóxico para la vegetación, dañando los bosques y reduciendo la productividad de los cultivos.