Indicios de un vertido contaminante en el embalse de Los Rábanos

A las 16:30 horas del viernes 17 de febrero se observaba en el Embalse de los Rábanos una capa flotante de materia orgánica más gruesa, extensa y fétida de lo normal, también destacaba la presencia de un barbo muerto.

Una vez contrastados lo hechos, la asociación ecologista procedió a avisar al teléfono de emergencias 112, que a su vez dió traslado a las autoridades competentes.

En el Embalse de Los Rábanos se suele observar el agua con materia en suspensión, con un olor y color que no anima al baño; pero en estas fechas de invierno y tras unas lluvias moderadas es anómalo el esperar que haya tal cantidad y calidad de contaminación. Lo cual lleva a sospechar que ha habido un vertido, presuntamente ilegal; ya sea aguas arriba, de la propia red de alcantarillado de Los Rábanos o de granjas de cerdos próximas.

Éste es uno más de los vertidos al río Duero que se están produciendo desde principios del mes de julio; vertidos que en algún caso han tenido la consideración de autorizados y normales según declaraciones del Sr. Alcalde de Soria.

Los efectos de estos vertidos además de deteriorar la calidad del agua de forma puntual, conlleva unas consecuencias a largo plazo como son la eutrofización del Embalse de Los Rábanos, en el cual hay sedimentado una elevada cantidad de materia orgánica en descomposición, e incluso de sustancias tóxicas. Esto va a generar graves problemas de salubridad para el hombre y para los ecosistemas. Además el estado actual de contaminación de este tramo de río es contradictorio con posibles usos recreativos, turísticos o medioambientales que se están proponiendo desde el Ayuntamiento de Soria y de Los Rábanos.

Los vertidos y contaminación del Duero no se van a solucionar en tanto sea más barato económica y políticamente el contaminar que el invertir en prevenir y solucionar los problemas. Por lo visto en el último expediente sancionador que la Confederación Hidrográfica del Duero ha abierto contra el Ayuntamiento de Soria se habla de una sanción de 600 euros.

Como elemento favorable hay que decir que cada día hay más sorianos que reconocen como reprochables este tipo de hechos, y consideran que una forma de solucionarlos es haciéndolos visibles para la sociedad a través de su divulgación y de su sanción, y por supuesto de la exigencia de responsabilidades.

En tal sentido Asden-Ecologistas en Acción de Soria lo va a denunciar oficialmente, al menos para que sea conocida públicamente la autoría del presunto vertido y el resultado de las acciones u omisiones de la administración.