Reclaman control de gasolineras por benceno en Murcia

Ecologistas en Acción se ha dirigido al Ayuntamiento de Murcia reclamando una modificación del Plan General de Ordenación Municipal de Murcia para que establezca una reserva de suelo específica con distancia de seguridad a zonas residenciales, como ya han hecho ciudades como Vitoria y Valladolid [1].

La organización advierte que el hidrocarburo aromático benceno (C6H6) es un poderoso contaminante carcinógeno que puede producir leucemia y cáncer de colon. La exposición de larga duración a altos niveles de benceno también puede causar daños hematológicos, inmunológicos y sobre el sistema nervioso central. La Organización Mundial de la Salud (OMS) no establece un valor límite por el hecho de que no hay un nivel por debajo del cual se elimine el riesgo derivado de la exposición al benceno [2].

Señalan que las principales fuentes de benceno son las emisiones del tráfico rodado, las emisiones de determinadas actividades industriales, así como los procesos de carga y descarga de combustible en las gasolineras. Sin embargo, en el municipio de Murcia, la estación de San Basilio no mide benceno, “a pesar de que en la década de los noventa, la ciudad de Murcia tuvo un grave problema de contaminación por benceno, asociada al tráfico rodado [3]”, recuerdan.

La organización aludió también al estudio de 2010 del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Murcia (UMU), sobre la contaminación asociada a las estaciones de servicio [4], que demostraba que la calidad del aire en las gasolineras y sus inmediaciones está afectada, sobre todo, por las emisiones procedentes de la evaporación de los combustibles de automoción derivadas de las operaciones de carga y descarga, repostaje y fugas líquidas.

El estudio determinaba que las concentraciones de benceno y el hidrocarburo n-hexano, llegaban a distancias de influencia próximas a 100 metros, aunque la media de distancias en lo que afecta la contaminación es de cerca de 50 metros. En las estaciones de servicio se registraban niveles de algunos compuestos orgánicos en el aire, como el benceno, superiores a los medidos en localizaciones urbanas donde la principal fuente de emisión es el tráfico rodado.

La investigación recomendaba que debería respetarse una distancia «mínima» de 50 metros para viviendas y de 100 metros para actividades «especialmente vulnerables», como hospitales, centros de salud, colegios o centros de la tercera edad. «Lo ideal sería respetar la distancia de 100 metros a la hora de planificar la construcción de viviendas».

Para Ecologistas en Acción es fundamental que se controle la actividad de las gasolineras en las zonas urbanas, uno de los mayores emisores de benceno en la ciudad, y se impida la apertura de nuevos surtidores en las cercanías de zonas sensibles (colegios, institutos, centro de salud, geriátricos, centros de la tercera edad, parques y jardines, etc.).

Por ello, la organización ha solicitado al ayuntamiento de Murcia el desarrollo de medidas y actuaciones de vigilancia y control de las gasolineras, el cumplimiento de permisos licencias así como los horarios de apertura y cierre.

Así como la necesidad de que la estación de San Basilio mida los valores del contaminante benceno, y la colocación de una nueva estación medidora fija en Murcia Este, dentro de la red regional de vigilancia atmosférica.


julio de 2017 :

junio de 2017 | agosto de 2017



Visitantes conectados: 318