Un fallo eléctrico en Almaraz provoca una parada no programada en la central nuclear

  • Ecologistas en Acción de Extremadura quiere denunciar el enorme riesgo que supone la central nuclear de Almaraz ante los problemas de alimentación eléctrica del reactor.
  • Tras el fallo el pasado sábado del reactor 2 de Almaraz, hoy se produce un fallo eléctrico en el reactor 1 que pone en riesgo muchos de los sistemas de seguridad claves de la central, por lo que se ha activado automáticamente la parada del reactor.

Hoy a las 10:40 se ha producido una parada no programada del reactor de Almaraz I por una pérdida de electricidad en la "barra 1A2", es decir, en la conexión eléctrica que alimenta los sistemas del reactor. Ante este fallo el controlador automático se ha disparado iniciando el proceso de parada del reactor, ya que este suministro eléctrico es clave para mantener todos los sistemas de control y de seguridad en funcionamiento. Este mecanismo automático se activa para evitar males mayores, ya que de seguir funcionando sin las medidas de seguridad oportunas podría ocasionar gravísimas consecuencias.

Hay que recordar que no es la primera vez que esta barra de alimentación eléctrica da problemas. Ya en enero de 2016, cuando se ponía en marcha la central tras la recarga de materiales combustibles en el reactor 1, se produjo un fallo en esta misma barra que obligó a paralizar la maniobra. A este hecho se suma que el sábado día 8 se produjo otro incidente del sistema eléctrico de salvaguardias, esta vez en la unidad II de Almaraz. Este sistema eléctrico activa los generadores de emergencia en el momento que cesa la alimentación exterior. El fallo en el reactor 2 dio lugar al arranque del generador diésel.

Para Ecologistas en Acción esta acumulación de incidentes, más aún en el mismo sistema de alimentación eléctrica, muestra que la central funciona con una seguridad cada vez más degradada. Es imprescindible que se realice una investigación a fondo para averigüe la causa concreta de estos fallos reiterativos. La causa general es claramente el envejecimiento progresivo de esta central que aconseja no prolongar su funcionamiento. Un episodio que se suma a la larga lista de razones para impedir el alargamiento del parque nuclear durante 20 años más.

Por ello, Ecologistas en Acción reitera su exigencia de no renovación del permiso de funcionamiento de Almaraz más allá de 2020. Una exigencia que será mostrada en las calles el próximo día 10 de junio para pedir un calendario de cierre nuclear a través de la no concesión de nuevos permisos, situando en el centro a las personas y al medio ambiente frente a la búsqueda de los llamados beneficios fortuitos para el gran oligopolio eléctrico.