Marcha por una tierra libre de minería de tierras raras

Ecologistas en Acción de Ciudad Real organizó el domingo 30 de abril una marcha senderista hasta Torrenueva contra la minería de las tierras raras y en defensa de un Campo de Montiel vivo.

Al finalizar la marcha se dio lectura al siguiente manifiesto:

Manifiesto por una tierra libre de minería de tierras raras

Estamos aquí reunidos hoy para mostrar nuestro rechazo al proyecto minero que se quiere llevar a cabo en esta región y que pone en peligro nuestro modo de vida.

Desde el año 2013 se han otorgado 10 permisos de investigación minera en la provincia de Ciudad Real para determinar la concentración de tierras raras, en concreto de monacita gris, mineral muy codiciado por la industria tecnológica. Una práctica común de la industria minera es dividir artificialmente un plan minero que afecta a una extensa área, en proyectos más pequeños, ya que así su autorización resulta menos compleja. Estos permisos afectan hasta el momento a un total de 27.500 hectáreas, pero es en la Comarca del Campo de Montiel donde ya se han iniciado los trámites para la explotación de la primera mina por parte de una empresa. No existe en Europa ninguna mina de estas características, si nada lo impide, la población de Torrenueva y el Campo de Montiel, sería un laboratorio experimental de este tipo de minería.

La zona elegida es rica en valores naturales que coexisten con una producción agrícola y ganadera de calidad y una industria agroalimentaria consolidada y con futuro. En Campo de Montiel existen cuatro Consejos Reguladores que amparan productos como son el Queso Manchego, los vinos de Valdepeñas, los vinos de la Mancha y el aceite de oliva del Campo de Montiel, que se comercializan en todo el mundo. Este sector productivo y de transformación se ha mostrado compatible durante muchos siglos con un patrimonio natural en el que perviven las especies más singulares de la fauna autóctona mediterránea, como es el lince ibérico, el águila imperial ibérica, el águila perdicera y el Buitre negro, entre otras. Además, la zona está declarada en parte RED NATURA 2000 por la existencia de la ZEPA “Aves esteparias del Campo de Montiel”. El valor cultural de la comarca y sus paisajes es de renombre mundial, siendo éstos citados en el Quijote, y algunos de sus lugares se han mantenido prácticamente inmutables desde los tiempos de Cervantes. También están presentes yacimientos arqueológicos de la edad de piedra y de hierro así como poblados ibéricos.

Todos estos valores auténticos y genuinos se encuentran hoy amenazados por el plan minero descrito, incompatible con la diversidad social, económica, cultural y ambiental de esta tierra y afectaría significativamente a la salud, agua, patrimonio natural, que pone en riesgo el modelo socioeconómico y generara destrucción de empleo.

El Gobierno Regional ignora lo que le ha pedido la población: El día 21 de mayo de 2016, las cortes regionales, por mayoría absoluta, mandaron al ejecutivo regional, que archivase los proyectos de minería de tierras raras, por irregularidades en su tramitación y por ser rechazados por la población. Hasta la fecha ese mandato del pueblo, en el que radica la soberanía, ha sido ignorado por el gobierno regional , quien desoyendo el mismo, ha seguido adelante con la tramitación del proyecto, bajo la consigna de que no va a ser aprobado, dejando que la empresa siga adelante con la tramitación.

Es tiempo de Democracia Real y para ello la participación de los ciudadanos será la piedra angular en una nueva sociedad más justa, sostenible e igualitaria. Los ciudadanos ya estamos hartos de que se nos ningunee , y eso debe cambiar; por ello decidimos y decimos, QUE NO QUEREMOS LA MINA.

Reaccionamos contra la depredación injusta de los recursos naturales que conduce a un irremediable fracaso. Nos negamos a no poder dejar la tierra a nuestros descendientes, al menos en las mismas condiciones, que la recibimos de nuestros antepasados.

En consecuencia, EXIGIMOS que no se desarrolle este programa minero en una tierra que ha sabido conciliar un modelo social y económico con el mantenimiento de un patrimonio natural y cultural diversificado.

Por ello gritamos: NO A LA MINA




Visitantes conectados: 603