Declaraciones de David Bisbal sobre la pesca de arrastre

En referencia a la polémica generada en los últimos días con respecto a la pesca de arrastre y las declaraciones de David Bisbal, Ecologistas en Acción de Almería quiere manifestar lo siguiente:

En primer lugar, nuestro respeto hacia todas aquellas personas que se dedican profesionalmente a la pesca y que lo hacen respetando la legalidad y con artes de pesca artesanales.

No obstante, es preciso aclarar que la pesca de arrastre es, junto a la pesca con redes de deriva, el arte de pesca más dañino para el medio marino por lo nada selectiva que es y lo lesiva para los ecosistemas bentónicos. Como bien se señala por parte de David Bisbal en la entrevista del canal 24h, la pesca de arrastre arrasa literalmente con todo lo que encuentra en su camino siendo tal el nivel de alteración que en algunas zonas se desconoce su estado original y actualmente son, por así decirlo, campos de cultivo en el fondo del mar.

Por otro lado, numerosos estudios, entre ellos de la FAO, señalan que el descarte (peces que se devuelven al mar por no interesar o no estar permitida su comercialización) en la pesca de arrastre es uno de los mayores pudiendo llegar a ser hasta el 70 % de la pesca. Además, según señala el Comité Científico, Técnico y Económico de Pesca de la Comisión Europea, el arte de arrastre es de los menos eficientes al necesitar un gran consumo de combustible por kilogramo de pesca, contribuyendo en mayor medida que otras artes al cambio climático.

La situación ideal que se plantea en el comunicado hecho público por la Organización de Productores Pesqueros de Almería no se ajusta a la realidad, ya que, aunque es cierto que existen todas esas regulaciones sobre la pesca de arrastre, la práctica de dicho arte dañino en zonas prohibidas es evidente y no porque lo diga David Bisbal o Ecologistas en Acción, sino por los informes y estudios llevados a cabo por la Junta de Andalucía.

A través del proyecto Life+ Posimed, la administración autonómica ha concluido entre otras cosas, que la pesca de arrastre también se practica en zonas en las que está prohibida, como en el Monumento Natural del Arrecife-Barrera de Posidonia, en la costa de Roquetas de Mar. La constatación, realizada tras investigaciones submarinas y con financiación de la Unión Europea, ha llevado a la Junta de Andalucía a la determinación de crear arrecifes artificiales disuasorios alrededor del monumento natural y de otras zonas protegidas del mediterráneo andaluz con ecosistemas marinos de alto valor que son impunemente destrozados por las prácticas ilegales e irresponsables de algunos.

Otra de las ilegalidades muy extendida en la pesca de arrastre del Mediterráneo es el fraude en la potencia de los motores (limitada a 500 CV) con lo que supone para un mayor esfuerzo pesquero del que teóricamente está permitido, además de un fraude a la hacienda común. Por todo ello, solicitamos a la administración que se establezcan más y mejores medidas de vigilancia para evitar ilegalidades.

El mundo de la pesca ha de tomarse en serio la sostenibilidad de su negocio, que pasa por reducir la presión sobre los ecosistemas marinos y adaptar la flota a las posibilidades reales del medio a través de procesos de cogestión en donde administración, pescadores, científicos y sociedad civil puedan colaborar en aras de un fin común como es la sostenibilidad pesquera. El mantenimiento de puestos de trabajo, en ningún caso puede ser usado como chantaje a la sociedad ante situaciones insostenibles. Más cuando experiencias de otras zonas pesqueras demuestran que medidas a favor de la sostenibilidad pesquera redundan en un mayor nivel de empleo y una mayor rentabilidad.

Por último, desde Ecologistas en Acción, se quiere señalar que es grato ver valores ambientales en personajes públicos, referentes para la juventud, como los expresados por David Bisbal. La concienciación con la problemática ambiental es un reto civilizatorio y cualquier ayuda en favor de conseguirla es necesaria y bienvenida. Más aún cuando pone el foco sobre un problema en situación crítica como es la pesca en el Mediterráneo, en donde informes de la Unión Europea afirman que más del 90 % de las poblaciones pesqueras se encuentran sobreexplotadas. La Política Pesquera Común establecía que las pesquerías ya deberían ser sostenibles desde el 2015 y como fecha límite el año 2020, por lo que es necesario un trabajo en común y, en muchos casos, medidas valientes para poder llegar a este objetivo a tiempo. Y en esa labor es muy importante la toma de conciencia de los consumidores.

Desde Ecologistas en Acción siempre recomendamos moderar el consumo de pescado (y de proteínas de origen animal en general) puesto que somos uno de los países que más pescado consume del mundo pero cuyo consumo, en un 60% proviene de pesquerías de fuera de nuestras aguas. Finalmente, los consumidores también hemos de premiar el esfuerzo de las artes más selectivas y respetuosas consumiendo pescado local y de temporada.