Nuevo grupo en Ávila

Diversas personas integrantes grupos ambientalistas crean Ecologistas en Acción de Ávila para luchar contra las graves amenazas que está sufriendo el medio ambiente en la provincia. Entre ellas, el plan minero que se quiere implantar, las infraestructuras en zonas protegidas y Parques Naturales que impulsa la Junta de Castilla y León y la construcción de viviendas en suelo rústico.

Este fin de semana, en Arenas de San Pedro, se ha constituido Ecologistas en Acción de Ávila formada por diversas personas activistas pertenecientes a varias organizaciones ambientalistas de la provincia con gran trayectoria en la defensa de la naturaleza y el territorio.

Hasta ahora Ecologistas en Acción no contaba con grupo propio en la provincia de Ávila. Sí vienen actuando grupos ecologistas en distintos puntos del territorio de la provincia que han decidido ahora unir fuerzas para defender el medio ambiente ante lo que consideran una amenaza sin precedentes al entorno natural abulense.

En la reunión, llevada a cabo el domingo, todas las personas activistas coincidieron la necesidad de crear un grupo dentro de la confederación de Ecologistas en Acción que se integra a su vez en Ecologistas en Acción de Castilla y León, para luchar contra los graves ataques al medio natural.

Todos y todas las integrantes de Ecologistas en Acción de Ávila manifiestan que el medio ambiente de la provincia de Ávila sufre una amenaza sin precedentes. Esas amenazas al entorno afectan sobre todo a espacios naturales protegidos, entornos de gran valor como Parques Naturales y a la vida y la economía de las personas que residen en los municipios de la provincia.

Por un lado, denuncian que los planes urbanísticos de muchos ayuntamientos de la provincia siguen permitiendo todavía la construcción de viviendas en suelo rústico, a pesar de que lo prohíbe la Consejería de Urbanismo de la Junta de Castilla y León.

Plan minero en Ávila

Por otra parte, en los últimos meses se ha conocido que se quiere implantar un plan minero con 33 proyectos mineros activos ya según recoge el catastro minero del Ministerio de Industria. Este megaproyecto afectaría a toda la provincia y supone un cambio de modelo de desarrollo económico encubierto con graves impactos incluso en zonas Red Natura 2000 y Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA). En concreto, las plataformas ciudadanas en lucha están ya están activas en la Sierra de Yemas, el Valle del Corneja y en la Sierra de Ávila. Todas las explotaciones mineras que se pretenden implantar serían de minería de feldespato mediante explotaciones a cielo abierto con graves impactos ambientales para las aguas, el suelo, el aire y para la salud de las personas.

No existe en Europa ninguna mina de feldespato y las que se pretenden abrir en Ávila tienen detrás empresas pantalla que quieren conseguir todos los derechos para explotar zonas de gran valor. Las minas van a arrasar zonas de gran valor y poner en riesgo la vida natural y de las personas, y también la economía de gran parte de los municipios abulenses basada en actividades sostenibles como el turismo, la agricultura y ganadería.

Infraestructuras en Parques Naturales

Además, denuncian un plan de actuaciones urbanísticas en espacios protegidos que impulsa la Junta de Castilla y León, a través de la Fundación Patrimonio Natural que quiere inundar de infraestructuras zonas vírgenes. Esto es la antítesis de la conservación de los espacios naturales. La Junta pretende construir grandes puentes, miradores y vías de acceso en lugares sensibles y de alto valor ambiental, protegidos incluso por la normativa europea. Para ello la Junta, a través de su fundación va a invertir más de 26 millones de euros. Todo ello con el único fin de generar negocio a costa de los espacios naturales de Ávila. Denuncian también que la inversión es innecesaria en tiempos de recortes en sanidad y educación por parte de la Junta y cuando ni siquiera las casas del parque en las Parques Naturales cuentan con personal para la protección del entorno.

Las personas activistas de la provincia, muchas de gran trayectoria en el movimiento ecologista, acordaron seguir trabajando desde sus organizaciones e impulsar Ecologistas en Acción de Ávila como plataforma de actuación contra las políticas de la Junta de Castilla y León que en lugar de proteger el medio ambiente impulsan actuaciones para liberalizar estos espacios naturales y convertirlos en un negocio para realizar actividades que van en contra de la conservación.