Piden que España defienda una posición más ambiciosa en las negociaciones de la UE sobre las políticas del clima

  • Cuatro plataformas de la sociedad civil, en las que participa Ecologistas en Acción, instan al Gobierno que deje de defender ‘flexibilidades’ en las propuestas legislativas de la UE sobre la reducción de las emisiones, que solo pospondrían la acción climática necesaria
  • En una carta a la Ministra Tejerina de cara al Consejo de Medio Ambiente del próximo 19 de junio, piden que España haga propuestas a favor de más ambición climática en la normativa, de acuerdo con la pretensión expresada el mes pasado por Presidente Rajoy, de ser líderes en la UE en la lucha contra el cambio climático
Carta a la Ministra Tejerina

El 19 de junio el Consejo Europeo de Medio Ambiente debatirá las propuestas legislativas de la Comisión Europea sobre el reparto de esfuerzos (‘ESR’ por sus siglas en inglés) y el uso de la tierra y el cambio del uso de la tierra en el sector forestal (‘LULUCF’). Centradas en la reducción de las emisiones en los sectores de transporte, edificación, agricultura y ganadería, gestión forestal, residuos, pequeña industria y gases fluorados, estas normas complementan al sistema de comercio de derechos de emisiones, de las centrales térmicas y grandes plantas industriales en la UE. Alianza por el Clima, Transport & Environment, Moviment per la Justícia Climàtica y Eco-Unión han escrito a la Ministra Isabel García Tejerina para instar al Gobierno a defender más ambición en las negociaciones sobre estas propuestas legislativas.

La contribución de Europa al esfuerzo mundial por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero estará determinada, en gran medida, por el ESR, que cubre la mayoría de las emisiones totales de la UE. Para estas entidades, es imprescindible que se muestre más ambición climática en los debates entre los Estados miembros y en el Parlamento Europeo, sobre todo después del anuncio de la intención de los EEUU de salir del Acuerdo de París.

Algunos de los cambios ya propuestos a los textos aumentarían la ambición a favor del clima, pero otros no, ya que, de aumentar la ‘flexibilidad’ de la normativa o cambiar otros detalles, introducirían o ampliarían ‘lagunas’ legales que permitirían retrasar la reducción de las emisiones o incluso, emitir más. Por lo tanto, las entidades firmantes han escrito hoy a la Ministra para que defienda los siguientes puntos en el debate del próximo 19 de junio:

  1. Una meta climática para 2030 más exigente y un objetivo ambicioso para 2050 El ESR debe orientar a Europa hacia los objetivos del Acuerdo de París. Para ello, la legislación debe establecer una trayectoria para alcanzar por lo menos un 95 % de reducción de emisiones para 2050.
  2. Un punto de partida que refleje las emisiones reales y no recompense a los países por el fracaso Para garantizar que se reducen las emisiones en el ESR, el nivel desde el cual se cuentan las reducciones debe representar las emisiones reales, y el año de comienzo debe ser 2018.
  3. Eliminar la ‘laguna forestal’ que permite a los países utilizar créditos forestales no permanentes para permitir más emisiones de gases de efecto invernadero en otros sectores difusos y eliminar la ‘laguna ETS’ que permite a los países explotar el excedente del ETS para socavar la acción climática en los distintos sectores incluidos en el ESR.
  4. Eliminar la reserva “ESR safety reserve” que permitiría a ciertos Estados miembros como España compensar unas emisiones excesivas con derechos de emisiones gratuitos. Esta reserva es problemática porque desincentiva que los países tomen medidas ambiciosas para reducir sus emisiones. España pidió que la reserva se fijara en unas 140 Mt de CO2, una cantidad equivalente a las emisiones de 100 millones de coches durante un año y el doble de la propuesta de la Presidencia maltesa. Para los firmantes de la carta, defender esta reserva es incompatible con la posición que debería adoptar un país que pretende convertirse en un referente en la lucha contra el cambio climático en la UE, en palabras del Presidente Rajoy a finales de mayo.
  5. Un mejor sistema de gobernanza que incluya controles anuales de cumplimiento y sanciones financieras en caso de incumplimiento. Esto ayudará a asegurar que los países no pospongan la acción requerida para cumplir con los objetivos climáticos anuales.
  6. Una cláusula de revisión que permita que los objetivos se aumenten con el tiempo, ya que la UE presenta un nuevo objetivo climático de 2030 a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

El 19 de junio también el Consejo Europeo de Medio Ambiente discutirá la propuesta de cómo regular las emisiones y absorciones derivadas de los cambios en el uso del suelo y la silvicultura (LULUCF). Garantizar unas normas contables sólidas para LULUCF es vital para que la UE siga liderando la acción climática. También será la mejor garantía para que los ciudadanos de Europa sigan disfrutando de bosques sanos y paisajes ricos en biodiversidad durante siglos.

Si está diseñado correctamente, el ESR puede ayudar a evitar las peores consecuencias del cambio climático, y a conducir a ciudades más habitables, un aire más limpio, una producción agraria más sostenible, la reducción de la pobreza energética y la creación de puestos de trabajo. No obstante, la propuesta del ESR todavía no está en consonancia con los compromisos a largo plazo contraídos en el Acuerdo de París.

Además, elevar la ambición en este reglamento, o como mínimo evitar su debilitamiento más allá de la propuesta de la Comisión Europea, es de suma importancia para dar a los inversores en España la certeza de hacer las inversiones necesarias en la transición hacia una economía cero en carbono, que es el futuro de la creación de empleo, el bienestar y la prosperidad.


agosto de 2017 :

julio de 2017 | septiembre de 2017



Visitantes conectados: 234